Historia de México

Batalla de San Jacinto

Anteriormente el territorio de Texas era perteneciente a México, por lo que cuando este Estado logra su independencia, marca un precedente en la historia Mexicana.

Para llegar a ese acontecimiento, ocurrió una batalla entre Texas (Colonos Texanos) y México (Ejército de México), llamada la batalla de San Jacinto, la cual marcaría un momento decisivo para finalizar el desenlace de este interesante hecho.

La batalla de San Jacinto se desarrolló el 21 de abril de 1836, donde el ejército texano estaba al mando de Samuel Houston y el ejército Mexicano por el general y presidente Antonio López de Santa Anna.

Antecedentes  de Batalla de San Jacinto

Batalla de San Jacinto

Texas era un territorio muy poco habitado por la población Mexicana, es por esto que el gobierno buscó soluciones para ir poblando esta zona, autorizando y permitiendo abrirles las puertas a los colonos de otras regiones y que pudieran establecerse en esta zona.

El gobierno de México había permitido que ciudadanos Estado Unidenses residieran en la zona de Texas otorgándoles una autorización especial, pero estos se levantaron en contra de la nación que le había abierto las puertas.

Los colonos americanos alegaban el autoritarismo centralista de Santa Anna y la desatención de la constitución federal de 1824.

Pero lo que querían en sí, es que este territorio pasara a formar parte de Estados Unidos.

Recomendamos leer:   La constitución mexicana de 1857 y las leyes de reforma

Entre uno de los cambios hechos a la constitución de México estaba la abolición de la esclavitud, lo que se traducía en la pérdida de mano de obra no remunerada, esta modificación al no ser de su beneficio los hizo emprender un levantamiento apoyado por Estados Unidos, bajo la presunción por el territorio Mexicano.

El general y presidente de México para ese momento Antonio López de Santa Anna, creó un plan con el fin de penetrar Texas, autorizando que una parte de sus tropas quedaran al mando del general Vicente Filisola y José Urrea.

El plan consistía en erradicar la rebelión, por lo que era imprescindible desmantelar el ejército texano.

Las tropas abordaron la persecución del ejército texano, los cuales escapaban al territorio americano con el fin de reestructurar sus tropas.

Para los meses de marzo y abril invadieron territorios importantes. El general Antonio López de Santa Anna se adelantó hacia el territorio Texano con un grupo de soldados con el fin de aprisionar al general Samuel Houston, por lo que para el día 14 de abril emprendieron camino.

Para entonces los mexicanos desconocían lo que se les aproximaba.

Desenlace de la batalla de San Jacinto

El 21 de abril de 1836 en el río San Jacinto se llevó a cabo la última lucha de la guerra para la independencia de Texas, donde solo bastó un par de horas para que el ejército texano derrotara al ejército mexicano.

Recomendamos leer:   Ley Lerdo

En el campo quedaron alrededor de 630 hombres muertos de los integrantes de la tropa de Santa Anna y otros 730 fueron tomados de rehenes. Por parte del ejército texano apenas 7 hombres resultaron afectados.

Los sublevados querían mantener la separación entre los dos bandos, el general Santa Anna no tuvo la prudencia necesaria y fueron sorprendidos descansando y sin armas cargadas a la mano.

Antonio López de Santa Anna huyó de la matanza, pero no tardó mucho tiempo para ser tomado como prisionero.

El 14 de mayo de 1836 el presidente Santa Anna firmó el Tratado de Velasco donde a cambio de que él fuese liberado, reconocería la independencia del estado de Texas.

Dentro de las condiciones del tratado, Santa Anna se comprometía a retirar sus tropas de territorio Texano y solicitaba que estas no fueran atacadas.

Santa Anna también daba su palabra de que no iba a tomar ningún tipo de represalias.

Todas las acciones firmadas en el Tratado de Velasco confirmarían que México había perdido por completo el Estado de Texas.

El presidente Santa Anna se mantuvo encarcelado por un periodo de siete meses, al volver el territorio mexicano este ya no contaba con el destacamento militar conveniente para reconquistar esa zona.

Para el año 1845 Texas fue incorporada a Estados Unidos, los territorios de México y Texas no fueron delimitados luego de que ocurriera la independencia de esta zona, lo que trajo consigo que el país perdiera una parte significativa del territorio norte que les correspondía.

Recomendamos leer:   Plan de la noria - Revolucion de la noria