Historia de México

Batalla del Álamo

Este acontecimiento histórico tuvo lugar durante el frio mes de marzo en el año 1836, en el territorio ahora conocido como San Antonio, Texas. En aquella época el sector era conocido como la provincia de Coahuila y Texas y era el asentamiento de una misión española que fue apenas construida para soportar el ataque de los nativos mexicanos.

La batalla de El Álamo tuvo una duración de 13 días comenzando el 23 de febrero y finalizando con una escaramuza nocturna durante el 6 de marzo del mencionado año 1836.

La batalla comenzó esa tarde de febrero y buscaba acabar con todos los campamentos de soldados texanos apostados desde San Antonio de Béjar hasta El Álamo. Al menos 183 soldados texanos estaban atrincherados tras las débiles murallas de aquel asentamiento. Luego fueron reforzados con 30 oficiales; lo único que fue aprobado por los líderes de aquel movimiento independentista.

El general Santa Anna sabía que las intenciones de aquellos colonos eran obtener riquezas del suelo mexicano y además intentar una cruzada independentista que lograra llevar a Texas bajo el mando norteamericano. Él buscaba impedirlo a toda costa y su estrategia fue depurar el suelo mexicano de aquellos colonos rebeldes, al menos en aquella ardiente frontera.

Batalla del Álamo

Batalla del ÁlamoDesde el 23 de febrero se avanzó por el territorio de San Antonio acabando con algunos soldados texanos sin bajas que lamentar por parte del ejército mexicano. 1500 soldados marchaban bajo la tutela de Santa Ana dispuestos a defender su suelo pero también entusiasmados por la promesa de tierras y riquezas.

Recomendamos leer:   Alhondiga de granaditas

Llegada la noche del 6 de marzo, Santa Anna y su grupo se encontraban rodeando la antigua misión española y lograron efectuar dos ataques debilitando gravemente la estructura y eliminando a una cantidad relevante de soldados Texanos.

Los comandantes James Bowie y William Barret Travis eran quienes dirigían la resistencia dentro de El Álamo dispuestos a dejar sus vidas allí sin darle tregua al enemigo. Ambos dirigentes habían llegado a un acuerdo de co-comandancia ya que Travis era el oficial de mayor rango pero el menos respetado por los soldados; Bowie decidió calmar los ánimos y comandar a su lado.

Ambos solicitaron refuerzos ya que sus números no podrían resistir demasiado el asedio de armas propinado por San Anna y su ejército. La respuesta de los demás colonos fue enviar apenas 30 oficiales y casi 70 voluntarios para frenar aquella masacre que se avecinaba. En este grupo se presentó el conocido David Crockett

Debilitados y con pocos refuerzos, los texanos se vieron indefensos ante la astuta idea de trepar los muros que llevó a los soldados mexicanos a penetrar la fortaleza. Los sobrevivientes descendieron de las torres y trataron de refugiarse en los edificios inferiores, sin éxito porque se encontraron con la caballería mexicana haciendo estragos.

Según registros históricos al menos 7 soldados lograron rendirse, entre ellos el famoso explorador, ícono de la historia estadounidense llamado David Crockett, sin embargo según la versión americana él combatió valientemente hasta el final del asedio. Todos los que se resguardaban dentro de El Álamo fueron ejecutados, en batalla o posteriormente por órdenes del capitán Santa Anna, pero la rebelión no había terminado, dentro de las llanuras de Texas se encontraba Sam Houston con un ejército listo para continuar con sus ideales.

Recomendamos leer:   Las campañas de Hidalgo y el inicio de la Independencia de México

El presidente de México y su política de no tomar prisioneros se hizo cumplir a cabalidad, aquella decisión así como la batalla fue el detonante de toda la rebelión que termino con la independencia del estado de Texas y su inclusión dentro de la coalición de estados norteamericanos.

Antecedentes de la batalla de El Álamo

El general Santa Ana lideraba las tropas mexicanas y había decidido prohibir el porte de armas de los forasteros que en ese entonces eran todos estadounidenses, los cuales se habían asentado en el país mexicano en busca de riquezas y tierras que colonizar. Si, eran llamados colonos y su número iba en aumento con el pasar de los años, consideraban que Texas debía pertenecer al Gobierno de los Estados Unidos y adoptar normativas libres, alejadas de lo que hasta el momento sucedía bajo el mando de Santa Anna.

Batalla del ÁlamoMéxico se perfilaba como el país más fuerte de la región ya que su extensión territorial era realmente imponente. Apenas contaban con población para crear asentamientos en cada ciudad y esta fue su gran debilidad en todo el territorio fronterizo.

Los nativos estadounidenses migraron a tierras mexicanas lo que produjo que se promulgaran leyes para el control de los nuevos habitantes así como el cobro de impuestos y su obligación en trabajos regulares. La cantidad de norteamericanos triplicaba el número de mexicanos y esto les hizo pensar que la sublevación era la vía para la independencia.

Recomendamos leer:   Qué se celebra el 1 de mayo

Defender la posición de El Álamo era trascendental para James Bowie, quien en principio fue enviado para destruir aquel fuerte pero en el camino consideró que aquella fortaleza era la línea divisoria entre una derrota o una victoria en contra del ejército mexicano y el capitán Santa Ana.

Hechos posteriores a la batalla de El Álamo

Luego de esa noche en la cual las fuerzas apostadas en El Álamo fueran vencidas, Santa Anna, comandante y para entonces presidente de México avanzó dentro del estado de Texas para ubicar a los demás rebeldes liderados por Sam Houston quienes ya sumaban 800 oficiales en sus filas.

Por su parte Santa Ana contaba con casi 1200 soldados luego de recibir refuerzos y peinaban toda la zona para encarcelar y fusilar las pretensiones de Houston por independizar el estado de Texas. La noche del 21 de abril del mismo año las tropas de Santa Anna se habían establecido a orillas del rio San Jacinto y fue allí donde sin colocar mayor defensa quedaron expuestos.

Los hombres de Houston los sorprendieron y acabaron con su defensa disminuyendo su número, y además capturando a Santa Ana para que con su poder como presidente firmara un tratado que le daba a Texas su independencia. Esta batalla de San Jacinto y sus consecuencias fueron el inicio de la guerra territorial entre los Estados Unidos y México.