Historia de México

Batalla del monte de las cruces

La Batalla del monte de las cruces fue una de las primeras victorias hacia la independencia Mexicana.

Esta histórica batalla fue uno de los primeros enfrentamientos militares que se dieron luego del primer grito de independencia en septiembre de 1810; tuvo lugar el 30 de octubre de 1810 y los insurgentes que se enfrentaron contra las fuerzas del virreinato completamente leales a la corona española eran comandados por Miguel Hidalgo e Ignacio Allende; por otro lado, las fuerzas españolas fueron comandadas por el coronel Torcuato Trujillo.

Las victorias que propiciaron la batalla
Los insurgentes habían tenido varios triunfos antes de esta batalla, tomaron Alhóndiga de Granaditas, Valladolid y Toluca, todo en poco más de un mes y esto obviamente había levantado su moral a tal grado que estaban dispuestos a enfrentarse a quien sea con tal de tomar la capital; fue así que la mañana del 30 de octubre más de 80,000 insurgentes se enfrentaron contra las pocas fuerzas españolas que se encontraban en la zona, siendo aproximadamente 7000 el número de ellos.

Batalla del monte de las crucesLa retirada más intrigante de toda la historia de la independencia
Como era de esperarse, tanto por el ánimo que los insurrectos tenían gracias a sus recientes victorias, como también por superar en número del ejército español, esta fue otra victoria de los sublevados, los cuales estaban cada vez más cerca de alcanzar la que en aquellos entonces era conocida como la Ciudad de los Palacios, la capital; la cuestión es que esto nunca sucedió, porque en el momento en el que todos esperaban continuar con el camino, Miguel Hidalgo ordenó la retirada y en lugar de ir hacia la capital fueron rumbo al Bajío.

Recomendamos leer:   Ejercito trigarante - defensores de las garantías constitucionales

Muchos dicen que consideraba haber cometido suficientes muertes y que el gobierno habría entendido que hablaba en serio cuando decían que querían la independencia; una probable prueba de eso es que el 1 de noviembre mandó a Mariano Abasolo a negociar la rendición pacífica de las tropas del virrey, hecho que no estuvo ni siquiera cerca de ocurrir y que sin lugar a dudas les quitó a los campesinos la ventaja que tenía que haber monte2atemorizado por completo a los españoles.

El 7 de noviembre, poco más de una semana después de haber triunfado en una batalla tan importante, tropas españolas les alcanzaron en San Jerónimo Aculco y ahí se dio una batalla muy famosa también conocido como la batalla de Aculco, de la cual hablaremos en otra ocasión.