Historia de México

La campana de dolores

La Campana de Dolores, es la campana que fue sonada la madrugada del 16 de septiembre de 1810 en la localidad de Dolores, en Guanajuato. Hoy día se conoce como El Esquilón San José del municipio Dolores Hidalgo.

Esta campana sonó por encima de aquella comunidad para avisarle a todos los insurgentes de pensamiento que sabían de la rebelión que se aproximaba por estar inmersos en el complot que tenía ya meses formándose, que tenían que salir a revelarse en contra de la corona española ya no de una forma política, como se había planteado en las mesas, sino de forma armada y sin cuartel.

Esta rebelión, la cual es considerada la primera de la Guerra de Independencia de México, fue liderada primeramente por Miguel Hidalgo, junto a Ignacio Allende y Juan Aldama. El hecho en sí ha sido denominado por los historiadores como el Grito de Dolores y cada 15 de septiembre se estila según la tradición, que el Presidente de la República toque la Campana de Dolores.

Hay que saber que el Jefe de Estado ya no va a la comunidad a hacer este acto. La campana original fue trasladada al Palacio Nacional en Ciudad de México para evitar complicaciones.

Lo que hay que saber de la Campana de Dolores

Recomendamos leer:   Acta de independencia de México y su difícil historia

Según se pudo conocer de documentos de la época la Campana de Dolores fue fundada el 28 de julio de 1768. A esta se le dio el nombre de Esquilón San José, una deidad que era considerada como patrona de la provincia Nueva España.

– Muchos la consideran hoy día un gran símbolo patrio, aunque la verdad es que carece de significado real. No obstante el nacionalismo mexicano no conoce de límites y en vista de que una campana no le hace daño a nadie y considerarla un símbolo patrio tampoco…
– Está fundida en bronce puro, si esperabas que fuera de oro no sabes para qué se usa una campana. Mide un total de 1.77 metros, de diámetro 1.09 m y tiene 11 cm de espesor.

La tradición

– En 1896 el presidente de la República, Porfirio Díaz, siguió los consejos del encargado de las festividades del Ayuntamiento de México, Guillermo Valleto, así como del periodista sesgadamente oficialista Gabriel Villanueva, para que trasladara la Campana de Dolores de la localidad que la escuchó sonar para levantarse en armas hasta la ciudad capital.

– El 28 de julio del mismo año los generales Sóstenes Rocha e Ignacio Salas fueron los encargados del traslado de la pesada pero importante reliquia.
– El 14 de septiembre de 1896 fue colocada en el balcón central del Palacio Nacional.
– El 15 de septiembre de ese año se hizo sonar por primera vez desde Ciudad de México. Habría que preguntarse qué tan silenciosos estaba el pueblo de Dolores.
– En 1958 y con motivo del aniversario número 175 de la Independencia de México, la campana fue desmontada para protagonizar un recorrido por todo el país junto a ejemplares de todos los símbolos patrios (la Bandera Nacional, el Himno Nacional y el Escudo Nacional) incluida la Constitución.

Recomendamos leer:   Miguel Domínguez y la conspiración de Querétaro

Más arriba hacemos referencia a la Campana de Dolores como un símbolo patrio que no tiene mucho sentido ya que no representa algo tangible como por ejemplo la Bandera Nacional. Sin embargo esta última anécdota que hemos contado, junto a la tradición de tocarla todos los 15 de septiembre, hacen de este trofeo de bronce algo muy valioso a los ojos de cualquier mexicano.

Asimismo la Campana de Dolores también es reconocida como ícono de independencia, algo que tiene más sentido, así como también lo es la escultura de Ángel en el Paseo de la Reforma.