Historia de México

Causas de la revolución mexicana

Las causas de la revolución mexicana se dividen en varios puntos las cuales todas se unen en un solo hecho histórico. Estas se dividen en  las causas directas, políticas, las sociales, económicas y luego para finalizar las contrapuestas. Este conflicto armado se dio lugar entre los años 1910 y 1920 y es uno de los acontecimientos más importantes ocurridos en el siglo XX. Comencemos con cuales fueron las causas de la revolución mexicana.

Causas políticas de la Revolución Mexicana

En el año 1884, Porfirio Díaz hizo caso omiso  a la idea de no a la reelección y fue así como se mantuvo en el poder hasta 1911 en un dictadura. En el Porfiriato fue de donde surgieron las causas principales de la revolución de 1910, ese fue el período en el cual gobernó Porfirio Díaz.

En ese mismo período la sociedad mexicana se encontraba dividida en varias clases sociales: la aristocracia feudal o alta sociedad, la burguesía nacional, la pequeña burguesía o clase media, el proletariado y los campesinos. Los treinta años que Díaz estuvo en el poder el cual se constituyó en una dictadura, en el que, el Porfiriato enriqueció a pequeños grupos de familias, a costa del trabajo de los campesinos y de los obreros que representaba  la mayoría de la población.

Causas de la revolución mexicanaTodo esto da pie a que se constituya una clase rica que era dueña de haciendas, de fábricas, de casas de comercio y de negocios financieros, además de estos poderes económicos, también tenían el control sobre el poder político, ya que su preparación cultural era lo suficientemente para sojuzgar al resto de la población mexicana, por otro lado los jóvenes eran enviados al ejército de manera forzada.

Recomendamos leer:   Plan de guadalupe

Causas sociales de la revolución mexicana

Se hicieron grandes inversiones de capitales extranjeros a costa de explotar las riquezas naturales, esto incluía la mayor riqueza como es el hombre mismo. Para buscar reforzar la medida en contra del pueblo, se dispuso que la mano de obra fuera muy barata y en algunos casos regalada, motivado a que el apoyo que el gobierno dictatorial le brindaba a las clases más poderosas.

Los peones de la haciendas, los trabajadores de las minas y de la construcción, y a los obreros y artesanos de la fábricas fue decisiva y determinante en la consecución de la lucha armada.

Había una brecha muy grande entre las clases más altas y las más bajas, en los rangos más altos se entraban los latifundistas, políticos, el clero y los empresarios, secundados por algunos burgueses; y los campesinos y obreros quienes solo recibían pagos miserables (75 centavos en promedio) por más de doce horas de trabajo.

Esto trajo como consecuencia que la economía mexicana creciera y la red ferroviaria se extendiera considerablemente. En el año 1910 las familias sin tierras representaban el 96,9 % de la población total del país.

Causas Económicas

El gobierno de Díaz solo se mantenía enfocado en un errado lema que decía: “Baja política y mucha administración”, que se basa en el progreso material pero dependiendo del capital extranjero.

Recomendamos leer:   La toma de Zacatecas

Es acertado si mencionamos el hecho de que México nunca había tenido un auge económico como el de esa época, pero su modelo económico errado ignoraba por completo a la población obrera, siendo la mayoría.

Así, todas las riquezas naturales fueron obtenidas por empresas estadounidenses y europeas, como también los ferrocarriles, las reservas forestales y las minas eran controladas por europeos.

La gran cantidad de haciendas, ranchos y propiedades fueron unas de las causantes de la revolución mexicana.

El país en su mayoría era totalmente agrario, en aquel momento, la población era de unos 15 millones de habitantes, de los cuales 12 millones vivían en zonas rurales.

La pobreza campesina fue también una de las causas del estallido, ya que los trabajadores ganaban unos 25 centavos diarios, mientras que los empresarios nacionales y extranjeros les vendían productos necesarios al triple de su sueldo.

Solo buscaban la forma de endeudar a los campesinos y trabajadores para luego poder cobrarles con trabajos forzosos y de largas horas.

Contrapuestas a la Revolución Mexicana

Son muchos los que dicen que la Revolución Mexicana, no fue más que puras ambiciones en busca del poder o también que fue un movimiento que carecía de ideas, como las que se encontrarían en la rusa y en la francesa, sin embargo no se puede negar que durante esa época la sociedad mexicana vivió varios cambios en diferentes ámbitos de la sociedad.

Recomendamos leer:   Qué se celebra el 5 de febrero - Día de la Constitución Mexicana

El término revolución desde el punto de vista político se refiere a los cambios que se realizan de manera radical, incluso pueden llegar a ser de manera violenta: en lo político, socio económico de determinadas comunidades.

Se tiene que recordar que a principios del siglo XX, México vivió una dictadura que era encabezada por Porfirio Díaz, quien tuvo 30 años en el poder.

El Porfiriato que fue como se le llamó a esta época de la historia de México, consistía en el abuso de poder sobre las clases obreras y campesinas, por el solo hecho de reclamar tierras y protección.

Otra de la causas era la de derrotar un régimen obsoleto, mediante el voto popular de la ciudadanía y a través de erradicar la reelección presidencial, sin embargo las causas de este evento de la historia mexicana, no solo se limitó en el ámbito político, sino en el económico, social, también tuvo un papel preponderante en la lucha contra la equidad.