Historia de México

La conquista de México tenochtitlan

La conquista de México tenochtitlan es un pedazo de historia muy lamentable que acabó con la vida de millones de aborígenes y casi extermina toda una cultura que solo sobrevivió por su grandeza. Los Mexica o aztecas fueron masacrados por Hernán Cortés, un general español enviado por la corona para hacerse con la parte norte del continente recién descubierto.

La conquista como tal no fue nada fácil, sí es verdad que al acabar con la jerarquía piramidal de la comunidad azteca pudieron someter más fácilmente a todo un pueblo, pero la guerra que duró menos de dos años y que enfrentó a lanzas contra espadas de acero y a arcos contra armas de fuego, demostró quienes eran los más civilizados.

La armada española tuvo que combatir en tierras desconocidas y eso fue lo que más retrasó su avance hasta Tenochtitlan, ciudad que cayó el 13 de agosto de 1521. Al tener consigo la ciudad azteca por excelencia, continuaron más expediciones más al norte y entre 1521 y 1525 se comenzaron a delimitar fronteras con los otros imperios en un continente que hacían suyo.

Quien conquisto tenochtitlan

La conquista de México tenochtitlan– Cristóbal Colón llegó cerca de tierras aztecas en su cuarta expedición, esto por una no tan alegre coincidencia que involucraron a intérpretes americanos que le hablaron de una región y una tribu muy rica llamada Maya.
– El Adelantado de Cuba, Diego Velázquez, fue el que demostró estar más interesado en las tierras occidentales a la isla, en búsqueda no solo de riquezas, sino de un corredor hacia Asia.
– Este último envió una primera expedición dirigida por Francisco Hernández de Córdova, uno que no contó con la capacidad bélica de los aborígenes, volviendo con la mitad de sus hombres y herido de muerte.
– Pasó un buen tiempo antes de que Juan de Grijalva fuera en busca de esclavos a las mismas tierras que le dieron muerte a media compañía de Córdova. Pues el primero tuvo un encuentro no bélico con emisarios de Moctezuma y volvió a Cuba para informarle al Adelantado las maravillas descubiertas en su viaje.
– Para el 18 de febrero de 1519 la expedición que le diera la conquista a España de México salió de Santiago de Cuba, liderada por Diego Velázquez.
– En un acercamiento no muy provechoso para este último debemos decir que se le adelantaron al Adelantado. Hernán Cortés invirtió toda su fortuna en esta expedición y con solo 508 soldados, cien marinos, diez pequeños navíos, diecisiete caballos y diez cañones zarpó al continente.

Recomendamos leer:   Fuerte de San Juan de Ulúa

Incursión en territorio mexica

Cortés llegó a la isla de Cozumel donde un español, Jesús Aguilar, quien había sido prisionero de los mexica durante años le sirvió como guía y traductor. Rápidamente derrotó a los nativos en Tabasco y probó las ricas costumbres de la zona al hacerse incluso con una esposa, la hija de un cacique que se le otorgó por haber perdido la batalla.

Al terminar de conquistar la isla salió de allí y entró en el continente por San Juan de Ulúa, donde fundó la Villa Rica de la Vera Cruz. Cabe destacar que ya en estos momentos estaba haciendo actos ilegales en contra de la corona y para favorecer sus arcas.

Desde esa “estación” contactó con enviados de Moctezuma, quienes le ofrecieron presentes de incalculable valor. En una jugada política logró marchar al centro del imperio azteca en un acto solemne, pero por detrás de cuerda ya había acordado con dos tribus enemigas de los mexica derrotar al imperio que allí dominaba.

En uno de sus muchos actos de locura quemó sus naves para que ninguno de sus hombres pudiera regresar a Cuba huyendo de lo que se venía. Para agosto de 1519 decidió marchar tierra adentro, donde en una dura pero muy breve batalla derrotó a los tlaxcaltecas. Esta primera conquista continental les subió la moral a sus hombres para emprender las venideras batallas.

Al no matar a todos los tlaxcaltecas estos se unen a él para atacar Cholula. La resistencia mexica en esa zona no fue muy basta y con la ayuda de los aborígenes anteriormente derrotados saqueó la ciudad hasta dejarla en la ruina. Aquí las fuerzas españolas de Cortés asesinaron a más de 3 mil habitantes, un crimen de guerra que jamás se pagó.

Al ver la superioridad de los inmigrantes Moctezuma intenta persuadir a Cortés con ofrendas y otros destinos, pero el marino no se apartó de su destino y atravesó los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl para entrar por Iztapalapa en Tenochtitlan. En este punto su codicia no tuvo frenos al ver la civilización azteca en pleno.

Con la evidente preocupación de caer en una trampa y sabiendo que sus fuerzas eran muy superiores en tecnología a la que los mexicas podían echar mano, Cortés optó por capturar Moctezuma, hacerlo rehén y pedir su sumisión.

Recomendamos leer:   Personajes de la independencia de mexico

En su locura, típica de un conquistador, igual que en todo el continente, Cortés intentó hacer que los aztecas adoptaran la religión cristiana, pero no por convicción ni mucho menos, sino destruyendo sus templos e imágenes idolatradas.

Pero como todo en esta tierra se paga, Velázquez no estaba exento de lo que estaba pasando y en vista de que Cortés lo había dejado a un lado armó una expedición de mil quinientos hombres para quitarle los territorios al marino. Cortés le hizo frente con trescientos hombres y lo derrotó acabando con casi todas sus fuerzas.

Pero cuando vuelve a Tenochtitlan los españoles que habían quedado habían matado a varios sacerdotes mexicas y provocado una revuelta que acabaría en una rebelión que se unió a los refuerzos de Narváez. Aztecas y españoles lucharon hombro a hombro contra los saqueadores de Cortés hasta lograr su vergonzosa huida.

Enclaustrado en Tlaxcala y tras vencer a varios batallones mexicas solo por su superioridad en tecnología bélica, Cortés preparó un nuevo asentamiento y se preparó para lo que sería la conquista total de México.

Caida de la gran tenochtitlan

Las fuerzas aztecas se agruparon alrededor de su líder Cuitláhuac, uno que pronto moriría de viruela, una enfermedad que llevó Narváez a esa parte del continente. “El águila que cae”, Cuauhtémoc tomó su posición y aparentemente rompió lazos con Narváez.

Lo que no sabía era que Cortés venía a por ellos. Desde Texcoco el marino acaba con todo lo que se le ponía en frente, tropas de Narváez y mexicas cayeron ante los despiadados asesinos de este señor. Cuando llegó a Xochimilco, ciudad donde los aztecas estaban establecidos comenzó un asedio que estará grabado en los libros de historia como un genocidio de muy altas proporciones.

El hambre y las enfermedades inoculadas por los mismos fétidos extranjeros hicieron mella en los aguerridos aztecas. A los tres meses ya las pérdidas eran cuantiosas y los españoles estaban esperando cual gato que algún ratón saliera de la madriguera.

Cuauhtémoc intentó huir del lugar y fue apresado rápidamente. Esa noche se contabilizaron más de 50 mil muertes. Los supuestos tesoros de Cortés estaba buscando nunca los encontró y según relatan los cronistas el líder azteca no dijo una palabra a pesar de ser torturado y maniatado por quién sabe cuánto tiempo.

Tras esta última gran batalla España se apoderó de todo el territorio mexicano.