Historia de México

19 de febrero día del ejército Mexicano y Fuerza Aérea

Día del ejército Méxicano

En 1932 se señala el 27 de abril como el día para celebrar al soldado de México, se escoge esta fecha para recordar el heroísmo de Damián Carmona que se llevó a cabo en Querétaro en 1867.

Por Decreto Presidencial del día 22 de marzo de 1950 se establece el 19 de febrero como el día nacional del Ejército de México, con el fin de conmemorar la creación del Instituto Armado.

Actualmente, el Ejército Mexicano es la institución que está conformada por las fuerzas militares, tanto terrestres como aéreas que están encargadas que salvaguardar la soberanía del Estado y la paz del país.

Creación del ejercito mexicano

La creación del ejército mexicano comenzó en la época prehispánica en 1410 cuando fueron derrotados los tepanecas de Azcapotzalco.

En el centro del país nace la Triple Alianza por los reinos de México que eran Tenochtitlán, Texcoco y Tacuba en donde dependieron como tributarios, desde el golfo de México hasta las mesetas centro y el Eje Neovolcánico.

La civilización de México se desplegó con un gran poderío social, económico y cultural. El ejército del país alcanzó una gran organización y disciplina que estaba muy desarrollada para el momento, entre las cualidades se incluía:

1-. La instrucción castrense: En el grupo de los aztecas, la preparación militar era obligatoria para todos los hombres jóvenes que recibían la educación según su estrato social. Los nobles iban al Calmecac, donde la formación era para convertirse en oficiales, sacerdotes y gobernantes. Mientras que los plebeyos acudían al Telpochcalli en donde eran entrenados para convertirse en los contingentes de la defensa, la conquista y las guerras floridas. La actividad bélica era la única manera de tener un ascenso social.

Recomendamos leer:   Plan de guadalupe

2-. Organización de los cuerpos armados: Una gran parte de la población varonil servía en el ejército mexicano, cada una de las poblaciones o barrios estaba formado por un escuadrón de alrededor de 400 guerreros que estaban a cargo de Tepochtlato, estos escuadrones se dividían en escuadrar que eran 20 guerreros que estaban a cargo de Tiachcouh. Estos contingentes estaban reforzados por un millar de flecheros y más de mil canoeros que sumaban más de ocho mil individuos.

Los cuatros mayores Calpullis tenían comisiones diferentes y específicas en el Alto Mando, el mayor de todos era conocido como Tlacatécatl y se encargaba de la organización. Los Pochteca tenían asignaciones de las funciones de información, contra información y propaganda. El Tlacatecuchtli era el encargado de las instrucciones y operaciones. Y por último se encontraba el Toyoyahuacatl quien se encargaba de los servicios, evacuaciones y abastecimientos del ejército.

Formación actual del ejército

El 19 de febrero de 1913, después de ser asesinado  Francisco I. Madero, Venustiano quien encabezó la Revolución Mexicana, Carranza presentó el plan de Guadalupe en el que se fijó por decreto la creación del Ejército Constitucionalista, para años más tarde surgir el actualmente conocido ejército de méxico.

La formación de los oficiales comenzó con un curso de Adiestramiento Básico Individual de los alumnos que era instruido en el Heroico Colegio Militar. Durante 12 semanas los jóvenes recibían de manera progresiva y gradual las materias que tenía procedencia civil, con el fin de que se aprendieran las habilidades y los hábitos de organización, pulcritud, disciplina, actitudes y aptitudes que caracteriza a un militar.

Recomendamos leer:   El porfiriato - Modernidad y Descontento a México

No dejándolo hasta ahí, se le inculcaban a los alumnos los valores y las virtudes, tales como el honor, la lealtad, la honradez, el valor y el patriotismo, además de otros elementos que conformaban parte de la formación. Los alumnos estaban internados en el colegio militar de lunes a sábado.

El aprendizaje de los jóvenes se caracterizaba por ser intensivo, pero se encontraba bajo las medidas de seguridad adecuadas para conservar la integridad física de los alumnos. Una vez que era culminado el curso, los chicos continuaban con la educación militar con el fin de adaptarla a su vida como estudiantes.

Durante el primer año podían seleccionar de manera voluntaria las armas, bien sea, de infantería, caballería, artillería, blindada y zapadores o incluso, el servicio de intendencia que quisieran cursar. En el segundo año se los educaba para que adquirieran los conocimientos tácticos, técnicos y administrativos.

Mientras que en el tercer y último año una vez que hayan sido formados como oficiales de armas o de servicios, se encargaban de dirigir las actividades de las unidades de cadetes a las solían pertenecer.