Historia de México

Ejercito trigarante – defensores de las garantías constitucionales

Después de que José María Morelos fue fusilado en diciembre de 1815, lo que hasta entonces había sido la guerra por la independencia empezó a tornarse bastante diferente, cinco años de haber estado luchando se dispersaron poco a poco por todo el virreinato y aunque la lucha por el poder continuó, era más una guerra entre guerrillas que las batallas que al inicio se conocieron y cuando en 1816 Juan Ruiz de Apodaca tomó el cargo de virrey, la nueva España, lo que hoy es México, vivió varios años casi en paz gracias a que éste concedió indulto a la mayoría de líderes insurgentes.

El final de la paz
La tranquilidad que se había vivido en la nueva España acabó en 1820, cuando el coronel Rafael de riego se levantó en armas buscando que el rey Fernando VII jurase la constitución de Cádiz; tanto el intendente de la provincia de Veracruz como el mismo virrey Apodaca la proclamaron y eso provocó muchas protestas y motines; este hecho fue el que hizo que los criollos decidieran conspirar y separarse de España de una vez por todas.

Hubieron muchos hechos confusos en ese entonces, uno de los más importantes es que Guerrero intentó que el coronel y comandante realista encargado del ejército español en todo el sur, José Gabriel Armijo, se uniera a su causa y éste aunque no quiso hacerlo, renunció a su cargo y fue mandado de nuevo hacia España; el virrey puso en su lugar nada más y nada menos que a Iturbide, quien hoy por hoy es conocido en la historia por el abrazo de Acatempan.

Recomendamos leer:   Personajes de la independencia de mexico

trigarante3

EL abrazo de Acatempan y el inicio del ejército trigarante

Iturbide, ahora coronel del ejército de la nueva España que tenía el propósito de lograr la rendición de las tropas insurgentes, parte el 16 de noviembre de la Ciudad de México en su propósito de dar la vuelta a todo el país buscando la rendición de los rebeldes, al menos a eso lo envió el virrey; por otra parte, todos y cada uno de los militares que le acompañaban tenían el mismo deseo de que México fuera completamente independiente de España y habiendo salido ya de la ciudad, de forma automática ellos ya eran otro ejército, pero tenían que reunirse con los demás.

Ejercito trigarante Fue el 10 de febrero de 1821 que Iturbide se reunió con Guerrero y después de una charla al respecto terminaron aquella importante charla con un abrazo, charla en la que se decidió que el que tenía la mejor experiencia para pasar a ser el jefe de los ejércitos nacionales era Agustín de Iturbide y Guerrero explico de primera mano sus soldados la decisión y desde entonces el ejército fue llamado ejercito trigarante, porque buscaba cumplir con las tres garantías: un México independiente de España, una unión entre los bandos de la guerra y la religión católica como única tolerada en la nueva nación. El ejército siguió en batallas contra los realistas hasta agosto de 1821, cuando se firmaron los tratados de Córdoba.

Recomendamos leer:   Conspiracion de queretaro

Antecedentes directos.

– Fusilan a José María Morelos, líder de los insurgentes (1811 – 1815), esto causa la desintegración del ejército disidente del régimen de entonces.
– El capitán general de Cuba, Juan Ruiz de Apodaca, toma posesión como Virrey de las provincias mexicanas.
– Apodaca reparte indultos a los líderes insurgentes Nicolás Bravo e Ignacio López Rayón, pero se niegan Pedro Moreno, Guerrero, Victoria Andrés Quintana Roo y Leona Vicario.
– El 1 de enero de 1820 Rafael de Riego se levanta en armas y proclama la Constitución de Cádiz desde Las Cabezas de San Juan. Apodaca hace lo mismo y provoca protestas y motines en contra.
– La incertidumbre se apodera de las élites eclesiásticas y bélicas del territorio. Apodaca y el general Matías de Montenegro se reúnen con los líderes de la Iglesia y con caudillos novohispanos en la Catedral de la Profesa para conspirar contra la corona y separarse definitivamente de España. El movimiento liberal toma nuevamente fuerza.
– José Gabriel de Armijo, comandante de las fuerzas realistas del sur, fue seducido en varias oportunidades para unirse al movimiento liberal. Al ver que una respuesta en armas no acabaría con la insurgencia opta por renunciar a su puesto.
– El 9 de noviembre de 1820 Agustín de Iturbide es nombrado comandante de las fuerzas reales del sur por Apodaca.