Historia de México

Federalismo y Centralismo mexicano. La lucha eterna

Cuando desapareció el Primer Imperio de México, los diputados del Congreso en el momento optaron por la República como una forma de gobierno idónea, pero pronto surgió la disputa entre los partidarios del Federalismo y Centralismo.

¿Qué es Centralismo?

Este es un sistema que concentra los poderes y las funciones político-administrativas en un órgano central. Es decir, el Estado como una autoridad suprema, el cual proveerá exclusivamente el ejercicio y la administración de los derechos públicos y colectivos en el país.

¿Qué es Federalismo?

El Federalismo es el acuerdo de unión entre las entidades territoriales, bien sean llamadas estados o provincias, que delegan una parte de su autonomía en un organismo o autoridad general, es decir el Estado. Los estados conservarán su soberanía, leyes y las autoridades propias.

Historia del Centralismo y el Federalismo en México

Federalismo y Centralismo mexicanoEl grupo conservador mexicano estaba compuesto por el alto clero, los militares, los comerciantes y los terratenientes; estos optaron por el centralismo como un sistema de gobierno, esto garantizó la conservación de las fortunas y privilegios que poseían. Los federalistas, que tenían una mentalidad más liberal, representaron las aspiraciones de un nuevo grupo de clase media que estaba conformado por los pequeños propietarios, los comerciantes, los profesionistas, los intelectuales y los burócratas.

Los caudillos y los políticos se agruparon en torno a dos diferentes grupos políticos llamados logias masónicas. La Yorkina que tenía influencia estadounidense y la Escocesa que tenía influencia inglesa. Los primeros indicaban la necesidad de establecer una República Federal como los Estados Unidos y Francia. Mientras que la segunda buscaba establecer una República Central, prefiriendo dos proyectos de nación, el conservador y el liberal.

Recomendamos leer:   El plan de ayutla

Durante el año 1824, los diputados del Congreso, sobre todo los Federalistas, firmaron el Acta Constitucional de  los Estados Unidos de México y juramentaron la primera Constitución del país, esta tenía influencias de la Constitución de Cádiz del año 1812 y la Carta de Derechos de los Estados Unidos del año 1791.

En la Constitución de 1824 se estableció:

La República Federal y Representativa estaría conformada por 19 estados libres y soberanos, 4 territorios y 1 Distrito Federal.

Según la Constitución de 1841 el Gobierno Federal estaría sostenido por un ejército y una burocracia pagados por los estados. Al mismo tiempo, los estados mantenían la soberanía en los asuntos internos con leyes y autoridades propias. Pero la falta de recursos y los diferentes intereses del grupo gobernante engravecieron la crisis política.

Para el año 1833 Antonio López Santa Anna y Valentín Gómez Farías fueron electos como Presidente y Vicepresidente. Santa Anna pidió un permiso al Congreso para ausentarse de la presidencia y poco después, se fue a vivir a una hacienda que tenía en Veracruz.

La supresión de las órdenes monásticas y de las leyes que autorizaban la iglesia atender las cuestiones que en lo sucesivo serían competencia civil, como el contrato de matrimonio. La abolición de los privilegios de la iglesia y del ejército. La libertad de opinión y la supresión de las leyes represivas contra la prensa. Así como la mejora de la instrucción de las clases populares cesando el monopolio de la iglesia en educación.

Recomendamos leer:   La Batalla de calpulalpan - Fin a la guerra de Reforma

El Congreso suprimió la Constitución de 1824 y promulgó una nueva en diciembre de 1835 conocida como Las Siete Leyes Centralistas, con esto se implementó la primera República Centralista.

El documento señalaba a la República Central como forma de gobierno. Los estados se transformaban en los departamentos con facultades limitadas. La religión oficial es la Católica Apostólica Romana. El poder se dividió en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, entre otras características nombradas en el documento y en Las Siete Leyes.