Historia de México

Fray Servando Teresa de Mier

José Servando Teresa de Mier Noriega y Guerra, nace el 18 de octubre de 1765 en Monterrey, la capital de Nuevo León, Ciudad de México. Hijo de Joaquín Mier y Noriega y Doña Antonia Guerra. José Servando de Mier fue un fraile dominicano, un sacerdote liberal y el escritor de diversos tratados filosóficos y políticos que buscaban de forma pacífica la Independencia de México del régimen de España.

Desde muy temprana edad mostró su deseo de practicar la religión, lo cual llevó a que a sus 16 años entrara a la orden de los predicadores dominicos, después de esto estudia filosofía en el Colegio Pontificio de Regina Porta Coeli, haciendo así que a la edad de 27 años obtenga su Doctorado de Teología, gracias a esto se convierte en fraile en el año 1792.

Una vez que terminó sus estudios empezó a ejercer como fraile, y durante sus actividades religiosas aprovechó para redactar diversas cartas y junto con ellas promulgó un sermón, todo esto lo hizo para explicar que las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el cristianismo no eran de procedencia española, sino de los Aztecas, así que ponía en duda y cuestionaba la veracidad de esas apariciones y la devoción que había ganado entre el pueblo mexicano.

Después de realizar estos actos que en cierta forma contradecían las creencias de la iglesia, el arzobispo y Dr. Alonso Niñez de Haro, lo excomulgó de forma permanente, lo encarceló durante tres años y lo exilió durante diez años más.

Después del Exilio

Biografía de Fray Servando Teresa de Mier Después de ser excomulgado, Servando Teresa de Mier, fue encerrado en Las celdas de un convento dominico, en el cual se le prohibió la promulgación de sermones, la confesión y el poder de ejercer la enseñanza, de igual manera se le retiró el título de doctor obtenido gracias a sus estudios religiosos.

Recomendamos leer:   Primer presidente de México

Durante los años que estuvo en prisión realizó diversos intentos de fuga, la gran mayoría terminaron en fracaso, hasta que en 1802 logra escapar y refugiarse en Francia, en ese mismo año deja la orden dominica y comenzó a predicar dentro del Clero Secular en Roma.

Ese mismo año conoce a Lucas Alamán un futuro político mexicano y creador del partido conservador mexicano, junto a este escribe diversos tratados para ayudar a la Independencia mexicana, debido a esto decide viajar a Madrid donde es encarcelado en el reformatorio de Sevilla por haber realizado diversas sátiras en apoyo a la independencia de México.

Actividad militar

Una vez que salió de prisión en 1807 decidió enlistarse como voluntario del Cuerpo Armado de Valencia, ya que en esos momentos se estaba llevando a cabo una guerra entre Francia y España, estuvo en diversas batallas y salió ileso de las mismas, gracias esto creó un lazo de confianza con la Junta de Sevilla y se le dio la oportunidad de entrar a la Sociedad de Caballeros Racionales, junto a esto la Regencia de Cádiz le proporcionó una pensión de tres mil pesos al año.

Luego de terminar la guerra Servando Teresa de Mier recibe una invitación de José Joaquín Vicente de Iturrigaray (el cual era el virrey de la Nueva España), para ir a vivir a Londres. Esto con el fin de que Servando lograra convencer al Rey de que Iturrigaray podía calmar las revueltas novohispanas de forma eficiente y práctica.

Recomendamos leer:   Biografía de Miguel Barragán

Durante su estadía en Londres conoció al militar Xavier Mina, quien junto a él marchó a la Nueva España para intentar ponerle fin al virreinato, realizando así diversas misiones junto a Mina con la finalidad de derrocar a los hispanohablantes resididos en Baltimore. Estas misiones no tuvieron mucho éxito haciendo que Servando volviera a México donde fue encarcelado por los españoles en la prisión de San Juan de Ulúa.

Diputado al congreso de México

Estando detenido por más de tres años y en espera de una decisión luego de muchos testimonios y presuntas pruebas en su contra se tomó el tiempo para escribir Manifiesto apologético donde recoge sus memorias y hechos que lo llevaron a estar donde estaba. Estaba previsto que luego de la promulgación de la constitución de Cádiz fuera exiliado a San Juan de Ulúa pero sin cargos.

Estaba previsto que fuera enviado a España partiendo desde La Habana pero aquí volvió a fugarse y logró desviar su rumbo hacia Filadelfia donde contaba con aliados y demás hispanos con causas comunes. Posteriormente en 1822 regresó a México para ser elegido como diputado, motivado por el rechazo al plan de Iguala pero sobre todo por sus alianzas con políticos del momento.

Tomó posesión de su curul y se opuso al régimen vigente el cual consideraba una dictadura. Como las guerras jamás cesaron en México, poco tiempo después Santa Anna se levantó en armas en contra de Iturbide y obligó a que el junto a sus jefes de gobierno huyeran a España. Fray Servando continuó con su oficio como diputado en el congreso pero esta vez se oponía ferozmente al sistema federalista.

Recomendamos leer:   José Joaquín Herrera

Curiosidades sobre su muerte

Sus últimos años los pasó en el Palacio Presidencial por órdenes de los dirigentes y amigos, además fue siempre admirado por su capacidad de comunicar y plantear sus ideas, estuvo rodeado de políticos de altura que le demostraban respeto constantemente por su incansable lucha armada y cívica. Pocos días antes de morir convocó a sus allegados para una fiesta y se dirigió a todos con un discurso alentador sobre sus hazañas.

Pocos días después, el 3 de diciembre de 1827, falleció y fue enterrado en el convento de Santo Domingo ubicado en la Ciudad de México. Casi 40 años después de su muerte, su cadáver fue exhumado y para sorpresa de todos estaba completamente momificado; sus restos fueron vendidos a un italiano de identidad desconocida y trasladado sin conocer su paradero.

Se presume que sus restos pueden estar exhibidos junto a otras momias en la ciudad de Puebla, lo que si es cierto es que hasta la fecha sigue siendo un referente político, militar y social de la época de independencia.

Además los extraños acontecimientos que rodean su exhumación y el estado en el que se encontraba, han hecho que su nombre tenga aún más peso en la historia mexicana