Historia de México

La Guerra Cristera

Este conflicto armado es poco conocido en comparación con otras guerras civiles de la región aunque tuvo consecuencias fatales para más de 250.000 personas. Los decesos fueron en las filas del estado, oficiales, militares y por parte de la ciudadanía, jóvenes, madres, sacerdotes y cualquiera que pudiera tener un nexo con la iglesia católica.

La guerra cristera comenzó propiamente en 1926 aunque varios hechos anteriores dieran pie a que la situación para los católicos se complicara cada vez más. Todo el conflicto armado se llevó a cabo durante el mandato de Plutarco Elías Calles quien promoviera una ley con su propio nombre para combatir a los seguidores de “cristo rey”.

Esta guerra culminó en 1929 con la firma de acuerdos entre ambos bandos que principalmente se comprometían a no darle cumplimiento a la llamada Ley Calles y de alguna manera respetar la libertad de culto.

Antecedentes y conflictos de la Guerra cristera

La cristiada

Mientras transcurría la dictadura de Porfirio Díaz, el país logro un clima de cierta tranquilidad y mientras se llevaba a cabo la revolución mexicana, la iglesia tuvo suficiente aire como para instaurarse en territorio mexicano y evangelizar en más de una oportunidad a sus ciudadanos.

La política no intervenía en el poder que había logrado la iglesia. Luego del fin de la dictadura y durante el mandato de Carranza y Obregón (1910) se escribieron las páginas de una nueva constitución. Esta carta magna trataba de quitarle espacio a la iglesia y evitar que siguiera creciendo. Así fue como inicio todo el movimiento anticlerical.

La constitución tenia leyes expresas que impedían que la iglesia adquiriera propiedades, que se manifestaran los cultos fuera de las iglesias y en algunos estados más radicales impedían a los monjes llevar sus vestiduras fuera de las paredes del templo; estaban obligados a casarse para poder dar misas y algunos excesos más.

Otros artículos iban a decidir cuantos sacerdotes habría por cada habitante así como impedir que dirigieran cualquier entidad educativa, que votaran o que mencionaran cualquier tema político en algún servicio eclesiástico.

Vino el gobierno de Obregón (1920-1924) y con él, un aumento en la persecución de los católicos. Seguía vigente la constitución y como respuesta se intensificaron los enfrentamientos. Sucedió un hecho que fue detonante el monseñor Ernesto Philipi acudió a bendecir un monumentos en el Cerro del Cubilete y para el gobierno esto fue un gesto de provocación ya que la ley impedía expresamente cualquier actividad religiosa a cielo abierto.

El monseñor fue expulsado del país pero no fue el único, con él otros 183 sacerdotes de distintas nacionalidades salieron de México al ser aplicado el artículo 130 de la constitución vigente.

Recomendamos leer:   Que se celebra el 20 de noviembre - La Revolución Mexicana

Luego de estos hechos, la iglesia se opuso frontalmente al Estado pero el destino no sería distinto. Con la llegada al poder de Plutarco Elías Calles se reformaría la constitución para radicalizar la batalla en contra de la iglesia.

El conflicto bélico de la Cristiada

La Guerra Cristera

En enero de 1927 comenzó el conflicto armado que se denominó la guerra cristera, este nombre se debe a que la consigna de los defensores de la iglesia era ¡Viva Cristo Rey! Los primeros estados en alzarse fueron Michoacán, Guanajuato, Jalisco y Zacatecas.

Cada estado tuvo su representante o figura sobresaliente dentro de la guerra. Los más conocidos fueron Aurelio Acevedo y P. Quintero, José Velazco de Aguascalientes, Luis Navarro Origel desde Michoacán, Enrique Gorostieta Velarde, entre otros, esto por parte de Los Cristeros, mientras que del lado oficial y la milicia mexicana, los nombres resaltantes fueron Eulogio Ortiz, Saturnino Cedillo, Lázaro Cárdenas, Genovevo de la O, etc.

El conflicto afectó principalmente las zonas rurales y los intentos de la iglesia católica por mantenerse en contacto con sus feligreses nunca cesaron. Se convocó a paro en los pagos de impuestos y demás actividades comerciales, lo que trastocó el trabajo del gobierno e incomodó aún más a los dirigentes radicales.

Las muertes no se hicieron esperar ya que los fusilamientos eran completamente legales y avalados por la Ley Calles a todo aquel que no quisiera guardar silencio y no difundir temas religiosos en público. No se toleraban las consignas y el ejército armado que defendía la libertad de culto logró hacerse con armas y valientes que representaron el sentir de muchos.

Décadas más tarde, gran parte de los sacerdotes fusilados alcanzaron la categoría de Santos luego ya con un clima político distinto y una apertura de culto.

El mandato de Plutarco Elías Calles se terminó y fue elegido para dirigir al país Álvaro Obregón quien no pudo concretar su nombramiento porque fue asesinado por encargo. Él ya estaba preparado para negociar los términos de esta guerra y acabar con el conflicto. Ya había significado demasiadas bajas para el país tanto de un lado como del otro.

El sentir del gobierno era similar al de Álvaro Obregón, era más importante la paz de la nación que una guerra sostenida en contra del pensamiento de los mexicanos. Es por eso que Emilio Portes Gil tomando el mando como presidente interino, retiró el apoyo al conflicto armado en contra de Los Cristeros y se le permitió a la iglesia continuar con sus actividades con la condición de no intervenir en la política.

Recomendamos leer:   El Carrancismo

El 27 de junio de 1929 todos los templos ubicados en México reanudaron sus actividades sin darle cumplimiento a los artículos establecidos en la constitución mexicana; no fueron eliminados ni modificados pero el gobierno se comprometió a no aplicar sanciones y hacer caso omiso de su propia legislatura.

La guerra cristera fue uno de los conflictos civiles más sangrientos de México el cual junto a la guerra fronteriza que se mantenía con Estado Unidos definió la historia de la revolución mexicana. Actualmente se recuerda al hecho y a sus principales exponentes para dar fe de la lucha idealista y espiritual.

No fue sino hasta 1988 cuando la república mexicana reanudó las relaciones con el vaticano y se reformó el artículo 130 de la constitución bajo el mandato de Carlos Salinas. Fueron reanudadas las relaciones diplomáticas con la Ciudad del Vaticano y comenzó una nueva etapa para México y toda su población que siempre se ha identificado fervientemente con las creencias religiosas.

Testimonio real de un soldado Cristero

Don Alfonso González Gálvez nos cuenta como vivió aquellos años de guerra y privaciones.

9 Datos curiosos de la guerra Cristera

A continuación te traemos una recopilación de datos curiosos sobre la guerra Cristera, un conflicto en el que las personas se  levantaron para defender su fe y sus creencias.

1. La chispa que encendió el fuego

Su objetivo era reducir la cantidad de personas creyentes pues a estos no se les permitía manifestar sus creencias religiosas libremente fuera de su hogar o fuera de los templos.

2. La respuesta de los católicos

Al aprobarse la “Ley de Calles”, los católicos intentaron abolirla de manera pacífica. Para lograrlo recogieron dos millones de firmas, sin embargo, estas fueron ignoradas por el gobierno.

A pesar de esto, los católicos no se dieron por vencidos y recurrieron a otros métodos para ser escuchados. Iniciaron un boicot, mediante el cual se vería atacada directamente la ya vulnerable economía mexicana.

Además, se tomaron disposiciones de abstención de pago de impuestos y de compra de productos y artículos producidos por el Estado. Un ejemplo de esto fue que se redujo el consumo de gasolina.

Estas medidas sin dudas tuvieron una repercusión sobre la economía de México e hizo que el gobierno acosara a las mentes del movimiento que promovieron estas medidas.

3. ¿Quiénes pelearon a favor de Los Cristeros?

La mayor parte de la población que formó parte de este grupo eran personas campesinas y sin ningún tipo de instrucción militar que luchaban por defender libertad de exponer sus creencias libremente y detener la persecución a la cual eran sometidos por los laicos callistas.

Recomendamos leer:   Quiénes participaron en la Revolución Mexicana

4. El precio por rebelarse

Aquellas personas que se enfrentaban en contra del gobierno eran perseguidas, encarceladas y ejecutadas.

¡Viva Cristo Rey!

El lema usado por los cristeros fue ¡viva Cristo rey!, que sobre todo era un grito de resistencia empleado por los católicos en el transcurso de la guerra.

5. El papel de las mujeres 

Las mujeres también tuvieron un papel protagónico en esta guerra a favor de los Cristeros.

A medida que se iba desarrollando el conflicto estas llegaron a conformar brigadas donde de distintos estados civiles, se encargaban de reunir dinero, insumos, ofrecían refugios, cuidaban y curaban a aquellas personas que eran víctimas en los enfrentamientos.

6. Las consecuencias de la guerra

Se maneja una cifra de aproximadamente, 250.000 vidas perdidas entre personas de ambos bandos.

Pero no solo eso, sino que también sufrieron las consecuencias personas que no estaban involucradas en este acontecimiento, pues, existieron casos donde las casas fueron saqueadas.

7. Motivó la migración

Una gran cantidad de personas se vieron en la necesidad de migrar a los Estados Unidos mientras que otras lo hicieron a estados del mismo México que estuvieran menos afectados por el conflicto.

8. Una segunda guerra Cristera

La guerra Cristera de 1926 no terminó ahí.  El gobierno de Calles quiso llegar a ciertos acuerdos y arreglos para restablecer la paz en el territorio mexicano.

Pero estas negociaciones estaban siendo realizadas entre el episcopado y el gobierno dejando por fuera al pueblo.

Como resultado, la población estuvo en desacuerdo e inconforme y se volvió a levantar produciéndose la segunda Cristera.

Esta vez, entre otras cosas se levantaron contra la promulgación de la educación socialista.

La segunda guerra duró desde 1934 a 1938 cuando al gobierno no le quedó de otra que permitir a las personas poder expresar libremente sus creencias religiosas.

9. Una historia llevada al cine

En el 2012 fue estrenada una película realizada en torno a este suceso. Su nombre es Cristiada.

A lo largo de la película se desarrollan varios momentos de la guerra cristera y se hace un homenaje a las personas que participaron en esta movilización en defensa de la religión y la fe.

Imágenes da la guerra cristera

Una colección de imágenes que nos aran recordar un suceso oscuro de México.

Imágenes da guerra cristera

Imágenes da guerra cristera

Imágenes da guerra cristera

Imágenes da guerra cristera

Imágenes da guerra cristera

Imágenes da guerra cristera

Imágenes da guerra cristera

Imágenes da guerra cristera

Imágenes da guerra cristera

Imágenes da guerra cristera