Historia de México

La guerra de los pasteles

La Guerra de los pasteles trata sobre el primer conflicto bélico entre los países de México y Francia, estos acontecimientos sucedieron entre el 16 de abril de 1838 y el 9 de marzo de 1839. Los primeros años de la historia independiente de México, fueron de total anarquía y un gran desorden en los aspectos económicos, políticos y demográficos.

En el país había una total inestabilidad, en todos los órdenes de la sociedad la situación se acentuaba más en las fronteras en donde por la falta de vigilancia, la migración y el contrabando eran muy comunes. Esto representó un serio problema para México, motivado a que ante esta situación los demás países extranjeros veían una oportunidad de poder invadir cuando lo consideraran oportuno.

Una vez que la independencia es consumada en 1821, los franceses que profesaban la misma religión y que además pertenecían a una misma cultura que influenciaba enormemente en la mexicana, pudieron establecerse en el país, lo que trajo como consecuencia un crecimiento en el comercio, la pequeña industria, lo artesano e incluso había quienes ingresaban al ejército mexicano.

La guerra de los pastelesEn 1827 se había efectuado un convenio con Francia, que llevaba por nombre Declaraciones Provisionales, se fijaron las condiciones para un futuro arreglo de las relaciones entre los dos países, ya que la colonia francesa era bien vista cuando Francia reconoció la independencia en 1830 y en el momento en que se firmaron los convenios comerciales de 1831 y 1832, que otorgaba a la nación francesa y sus ciudadanos el tratamiento de nación más favorecida.

¿Quien inicio la guerra de los pasteles?

Fue un breve conflicto suscitado entre México y Francia, cuyo origen fue provocado por ciertos daños ocasionados a comerciantes franceses, principalmente a un pastelero francés, quien exigía el pago de su mercancía por un valor de 600.000 pesos. Estos reclamos se enviaron a Paris por medio del  embajador francés barón Deffaudis, quien para el momento se encontraba en el país realizando gestiones políticas para aclarar las bases sobre las relaciones políticas entre los dos países.

Recomendamos leer:   República Restaurada - La restauracion de la republica

Deffaudis, sale de México al no poder llegar a un acuerdo en las gestiones de estos convenios  y regresa el 21 de marzo de 1838, custodiado por barcos de guerra franceses comandados por el contraalmirante Charles Baudin, quien se reúne en Xalapa con el ministro de relaciones interior y exterior de México, don Luis G. Cuevas, con la finalidad de exigirle al gobierno mexicano el pago a los comerciantes franceses como indemnización por los daños causados a sus negocios durante los conflictos ocurridos en el país.

También exigía que fueran retirados algunos oficiales del ejército y que los franceses fueran exceptuados de los préstamos forzosos creando para ello una ley especial.

Consecuencias de la guerra de los pasteles

Los puertos mexicanos se vieron afectados por un bloqueo o cierre que duró unos siete meses, ya que el gobierno de Anastasio Bustamante, negó rotundamente toda negociación mientras durara la amenaza que existía sobre la soberanía nacional, los franceses utilizaron caños y es que además el gobierno consideraba que no tenían ningún tipo de obligación de indemnizar los reclamos realizados por los daños que sucedieron durante el conflicto armado.

Las ciudades de San Juan de Ulúa y Veracruz, fueron objetos de fuertes  bombardeos por parte de los franceses, logrando con esto que las ciudades capitularan sin aprobación del gobierno central, ellos le declararon la guerra y enviaron al frente de las tropas a Antonio López de Santa Anna en sustitución de Rincón, Santa Anna, llama a Mariano Arista, quien es puesto prisionero al ser sorprendido por los franceses, mientras que Santa Anna logró escaparse.

Recomendamos leer:   Ley Lafragua - libertad de imprenta

Los dos bandos se enfrentaron en una escaramuza en el puerto de Veracruz, lo que fue lo más grave ocurrido durante las guerra de los pasteles. Después llegaría la firma del acuerdo para dar por finalizado el enfrentamiento entre México y Francia, gracias a la intervención de la embajada inglesa, en ese acuerdo México se comprometía a pagar los 600.000 pesos exigidos por Francia lo que puso punto final a la llamada guerra de los pasteles, el 9 de marzo de 1839.

En este acuerdo Francia se comprometía a retirar la flota invasora, a retirar la pretensión de las indemnizaciones por los gastos de guerra y el desconocimiento de las Declaraciones Provisionales de 1827, regresando además las naves incautadas. Esta guerra no impidió que Francia continuara ejerciendo gran influencia en el desarrollo cultural de México.

Existe el llamado museo de Las Intervenciones que cuenta con una sala dedicada solo a este tema, en la Sala de La Intervención francesa o guerra de Los Pasteles, allí se expone la manera de cómo el país europeo trató de imponer un tratado comercial desventajoso para México y la utilización de la presencia de su armada en Veracruz y adicional  a esto, la manera de negociación de los mexicanos para resolver el conflicto a través del derecho internacional.