Historia de México

Imperios Mexicanos – Agustín de Iturbide y Maximiliano de Habsburgo

El Imperio Mexicano fue el nombre que se le otorgó a la actual república de México en dos ocasiones en el siglo XIX, cuando el país era gobernado por un emperador. Con la Declaración de la Independencia del Imperio Mexicano de España en el año 1821, el país se convirtió en una monarquía independiente, pero luego fue pronto reemplazado por la Primera República Mexicana. Pero después de las guerras civiles esta se convirtió en un gobierno monárquico durante el segundo Imperio Mexicano entre 1864 a 1867.

Primer Imperio Mexicano

El Primer Imperio de México tuvo una duración de 18 meses, desde el 28 de septiembre del año 1821 hasta el 19 de marzo de 1823, durante esos meses gobernó el general Agustín de Iturbide con el nombre de Agustín I de México.

Los orígenes del primer imperio Mexicano se remontan a la época de cuando Imperio de Napoleón Bonaparte conquistó a España en el año 1808 y de la instalación de José Bonaparte como Rey de España. Estos eventos que ocurrieron en el país europeo, ayudaron a que las colonias americanas comprendieran los movimientos independentistas, debido a la debilidad que la ciudad atravesaba.

La Guerra de la Independencia de México, inició en el año 1810 y se alargó hasta 1821, cuando las tropas rebeldes entraron a la ciudad de México luego que los tratados de Córdoba fueron firmados por el emisario de España, Juan O’Donojú, quién además reconoció la independencia de México. Durante ese año el general Agustín de Iturbide, había cambiado su apoyo a los insurgentes en las fases finales de la guerra, fue elegido jefe de una junta de gobierno provisional y una regencia que tenía el poder imperial de la corona mexicana.

Recomendamos leer:   Tratado de Adams Onís

Durante la noche del 18 de mayo de 1822, una manifestación masiva encabezada por el Regimiento de Celaya, el mismo que Iturbe había mandado durante la guerra, marcharon por las calles exigiendo que el comandante en jefe aceptara el trono del Imperio de México. Pocas horas después, el Congreso lo nombró emperador y para el 21 de mayo se emitió un decreto oficial que confirmaba el nombramiento, que en términos oficiales fue una medida temporal hasta que un monarca europeo aceptara gobernar el país.

Su coronación tuvo lugar el 21 de julio de 1822 en la Ciudad de México. Como facciones en el Congreso empezaron a criticar fuertemente tanto a Agustín como a las políticas administrativas que este ejercía, el emperador mexicano decidió para el 31 de octubre disolver el congreso. Esto molestó gravemente al comandante de la guarnición en Veracruz, Antonio López de Santa Anna, quien junto con sus tropas se levantó para hacerle frente a Agustín exigiendo la instauración de la República.

Temiendo por su vida y debido a la rebelión que se hacía cada vez más fuerte, el emperador ordenó reabrir las sesiones del Congreso que había sido disuelto para el 4 de marzo de 1823. A los pocos días, Iturbe presentó su renuncia y se fue a exilio en Europa.

Segundo Imperio Mexicano

En el año 1860, Benito Juárez llegó a la presidencia de México, Este suspendió los pagos de la deuda externa, con la excepción de aquella que tenía el país con Estados Unidos, en respuesta a esta acción, los principales acreedores del Reino Unido, España y Francia enviaron una fuerza expedicionaria conjunta que ocupó Veracruz para diciembre de 1861.

Recomendamos leer:   Ley de Libertad de Cultos

Juárez canceló la mayor parte de los intereses que tenía pendiente y se comprometió a respetar las deudas. El Reino Unido y España se retiraron, pero quedó el Imperio Francés, que buscaba algo más ambicioso que la recuperación de las deudas.

Napoleón III decidió revivir la monarquía de México. El Imperio Francés deseaba colocar un emperador en el trono mexicano, para que éste promoviera los intereses que tenía Francia en América. Durante esos años se produjo la Guerra de Secesión, que fue la Guerra Civil en Norteamérica y debido a esos acontecimientos, los mexicanos no pudieron recibir la ayuda de Estados Unidos para frenar la invasión de los franceses.

El Segundo Imperio Mexicano duró mucho más tiempo que el Primero, luego de tres años entre 1864 y 1867. Se eligió al archiduque Maximiliano de Habsburgo y este aceptó la corona del recién creado Imperio Mexicano, claro que fue persuadido por el emperador francés Napoleón III.

Mientras tanto el archiduque de Austria, fue condenado a ser siempre el hermano emperador de Austria y Hungría, por lo que se ofreció a desempeñarse en un país completamente desconocido para ellos y sumergido en una profunda crisis política. Debido a las tendencias liberales que tenía, pronto perdió el apoyo de los conservadores mexicanos y se convirtió en el blanco de la hostilidad de los seguidores de Benito Juárez, los republicanos.

La única protección de Maximiliano fue la presencia de las tropas francesas, pero cuando estas se retiraron para el año 1867, asumió la mano de los soldados. Con su muerte el trono mexicano fue reivindicado por los Habsburgo-Iturbe, quienes eran los nietos de Iturbide.