Historia de México

José Joaquín Fernández de Lizardi

Fernández de Lizardi, Fue un escritor mexicano que tuvo un papel importante durante la independencia de México, también fue un patriota que criticó desde su oficio a la corona española y todas sus prácticas dentro del suelo mexicano mientras tuvieron el control a través del virreinato.

Estudió filosofía y teología luego de graduarse de bachiller en la Universidad de México y a partir de 1805 comenzó con su carrera como periodista escribiendo en el Diario de México donde se involucró con los pensamientos de la época y así forjaría su camino como defensor de la independencia.

José Joaquín Fernández de Lizardi

Nació el 15 de noviembre de 1776 en Ciudad de México y creció en Tepotzotlán bajo las enseñanzas de su padre que ejercía la medicina.

José Joaquín Fernández de Lizardi

El Pensador Mexicano

Aunque este término fuese el seudónimo del escritor, la verdad surgió como nombre de un periódico escrito, editado y distribuido por el mismo Lizardi. En él se enfocaba en criticar todas las prácticas desiguales del virreinato y exponer todos los hechos relevantes de la época. Fue una publicación de protesta y por ello a pocos años de su lanzamiento en 1814 fue suspendido por órdenes directas del entonces jerarca Fernando VII.

Este periódico de tendencia liberal se enfocó, gracias a Lizardi, en la defensa de iglesia católica durante sus primeros meses de emisión, luego de esto y motivado por los aires de independencia, cambió su postura y la crítica contra España se hizo sentir.

Con la llegada de José María Morelos y su cercanía con todo el movimiento, Lizardi sintió que su labor como comunicador a través del periódico era más relevante. Criticó fuertemente a la inquisición de España, al virreinato y todo lo que este decidiera. Fue allí cuando decidieron encarcelarlo por seis meses y evitar que siguiera haciendo las publicaciones; el periódico apenas tenía un año continuo en operaciones desde la imprenta de Amelie Elvira Guevara.

Ninguna de estas acciones detuvo a Lizardi en su meta de llevar información a la mayor cantidad de personas y además reformar el sistema educativo, tarea que ejecutó luego del cierre del periódico. Se publicaron un total de 16 suplementos y aunque fue sacado de circulación en el año 1814, el nombre de El Pensador de México se quedó con Lizardi durante toda su vida.

Recomendamos leer:   Carlos María de Bustamante

Participación en la Independencia de México

Personajes de peso como Morelos y Josefa Ortiz de Domínguez influyeron en su vida, sus publicaciones y su postura política. Aunque tuvo que visitar la cárcel en al menos dos ocasiones eso no mancilló sus deseos de libertad.

Durante la toma de Taxco por parte de Morelos, se dice que fue incluso el cabecilla de algunos insurgentes que lograron hacerse con la región. Este fue uno de los motivos que lo llevarían tras las rejas, aunque su participación siempre fue cívica, jamás militar. Gracias a esto conseguía ser liberado con rapidez.

Al ser publicada la Constitución de Cádiz, se apegó al artículo que le permitía la libertad de imprenta y desde allí y gracias al Pensador de México siguió haciendo mella en la corona española desde sus publicaciones punzantes y críticas. Gracias a una publicación en contra del virrey Francisco Xavier Venegas estuvo preso por segunda vez y se ordenó que cerrara las operaciones del periódico como condición para ser liberado.

Luego de cierre en 1814 y mientras se desarrollaba la guerra de independencia publicó el periódico Alacenas de Frioleras y también La Sombra de Heráclito y Demócrito y por último la obra que llevaría su nombre por toda Hispanoamérica como la primera novela del continente El Periquillo Sarmiento, un libro que recoge todo lo autóctono de la época.

Recomendamos leer:   Biografía de Guadalupe Victoria

Obras literarias

Durante y después de la independencia de México se siguieron publicando sus obras, incluso luego de su muerte salieron al a luz publicaciones que habían sido censuradas del Periquillo Sarmiento.

Este libro que inicialmente fueron una serie de publicaciones relata la historia de un hombre que atraviesa por los mismo problemas habituales de las guerras independentistas; el dialecto utilizado y los modismos le han dado las herramientas a los historiadores para conocer más a fondo como era el pensamiento colectivo del mexicano común durante el siglo XIX.

Desde 1817 comenzó con las publicaciones de La Quijotita y su prima, Don Catrín de la Fachenda y Noches tristes y día alegre.

Nuevamente fue apresado en 1821 y además se le quita el derecho a comunión por defender prácticas religiosas distintas a las avaladas por la corona española. Era defensor de la masonería y lo dejaba claro en sus intervenciones y publicaciones. Luego de ser liberado no cesó en su trabajo como escritor y se realizaron las publicaciones de los periódicos El amigo de la Paz y de la Patria, El amigo de Perico, Conversaciones del Payo y el Sacristán y El Correo Semanario; todos entre 1823 y 1827. Prácticamente escribió hasta el día de su muerte y siempre dejando muy clara su postura patriótica.

Fue después de su muerte en 1830 cuando se publicó por primera vez el libro Periquillo Sarmiento en su totalidad, esta obra tuvo tanto éxito porque representaba perfectamente cómo era la vida en México durante la época de independencia, además pareciera ser una autobiografía llena de historias y excesos. Según historiadores, en la publicación aparecen personajes que existieron en la vida de Fernández de Lizardi y su paso por los estudios de teología.

Recomendamos leer:   Biografía de Agustín de Iturbide

Periquillo Sarmiento permitió conocer a fondo la interacción social de las distintas clases que coexistían en la época, los permisos y dificultades que tenían cada una incluyendo su forma precisa de comiscarse, eso habla muchos del escritor y de su capacidad de observación así como de la empatía que sentía con cada clase para representarlas aun sin pertenecer a todas.

Durante el año 1827 fallece el notable escritor mexicano, no sin antes dejar un mensaje haciendo uso de su mayor talento, la escritura. Le encomendó a sus amigos que sobre su tumba colocaran un epitafio muy humilde pero digno de este grande de la historia el cual decía “Aquí yacen las cenizas del Pensador Mexicano, quien hizo lo que pudo por su patria”