Historia de México

La Batalla de Puerto del Carnero

Esta batalla fue otra de las múltiples acciones militares que se llevaron a cabo en enero de 1811, poco más de tres meses después de haber iniciado la guerra por la independencia de méxico en el grito de dolores el 16 de septiembre de 1810; la batalla se realizó específicamente el 20 de enero y el general encargado de comandar a las tropas de los insurgentes fue Jóse Mariano Jiménez, quien en aquel entonces combatió contra José Manuel de Ochoa, un teniente coronel que estaba a cargo de las tropas realistas que se presentaron a ese lugar.

Sed de venganza contra confianza realista
Una de las cuestiones más importantes que podemos mencionar al respecto de esta batalla ni siquiera ocurrió ese día, sino que es más bien el antecedente histórico que la precede, el cual ocurrió el 17 de enero de 1811, la reconocida batalla del Puente de Calderón; aquella batalla fue una de las derrotas más dolorosas para los insurgentes, quienes superaban por mucho en número a las tropas realistas, pero estas que estaban mucho mejor organizadas, tuvieron la victoria y crearon estos dos sentimientos tan polarizados en ambos ejércitos.

Mariano JiménezPor su parte el ejército insurgente tenía sed de venganza ante haber recibido una victoria tan triste e inesperada, eso en los insurgentes más confiados y amantes de la causa, porque en realidad muchos otros empezaron a sentir temor y a dudar de su capacidad luego de aquel día; por otro lado, las tropas realistas se sentían completamente confiadas al respecto de ver que la batalla de días previos había sido ganada a pesar de un número tan diferente de combatientes, en el cual incluso el imperio español estaba en desventaja hasta con artillería y no sólo con el número de sus soldados.
Todo este contexto sin lugar a dudas hacía que la batalla prometiera ser completamente aguerrida y que ambas partes darían lo mejor de ellos para lograr una victoria; precisamente así fue y aunque no se tienen números exactos de cuantos combatientes había por cada uno de los bandos, ni tampoco de las bajas que hubieron, la batalla fue lo suficientemente fuerte como para que uno de los dos bandos decidiera huir.

Recomendamos leer:   Historia y Letra del Himno Nacional Mexicano Completo

Victoria insurgente
Las acciones militares que Mariano Jiménez llevó a cabo lograron que toda la compañía que estaba bajo el cargo de José Manuel de Ochoa se diera a la fuga temiendo por su vida, dándose cuenta de que les era imposible ganar; probablemente lo más interesante de toda esta batalla es que el teniente coronel fue prácticamente abandonado por sus tropas, porque los insurgentes lo tomaron como prisionero al final del combate y el campo en aquel entonces en Coahuila terminó siendo para los insurgentes luego de esa victoria.

A pesar de haber ganado los insurgentes un par de batallas como esta luego de la del puente de Calderón, la aprensión que dentro de poco se llevaría acabo de Hidalgo y los demás líderes harían que la primera etapa de la revolución se acabara por completo.