Historia de México

Ley de Libertad de Cultos

La Ley de Libertad de cultos, fue dictaminada en la ciudad de Veracruz el 4 de diciembre de 1860, por el Presidente interino Constitucional de La República Benito Juárez, quien se dirigió a todos los ciudadanos de los Estados Unidos Mexicanos, haciéndoles saber lo siguiente:

Mediante las atribuciones y facultades que le proporciona su investidura, decreto artículos para la libertad de cultos, estos son algunos de ellos:

Artículo 1- Las leyes protegen el ejercicio del culto católico y los que se establezcan en el país.

Artículo 2- Toda iglesia está formada por hombres que voluntariamente hayan querido ser miembros de ella, decisión tomada por ellos mismos o de sus padres o tutores de quien dependan.

Artículo 3- Cada una de estas asociaciones tiene el derecho de arreglar por medio de sus sacerdotes las creencias y práctica de culto que procesan y de fijar las reglas que admitan a sus gremios a hombres o rechazarlos según sean los procedimientos de las decisiones que prescribieren.

Artículo 4- Los integrantes de estos grupos religiosos lo harán con plenitud de convicción sin que nada ni nadie haya influido sobre sus preceptos y su fidelidad a sus doctrinas religiosas, concediendo acción de poder acusar a los infractores de este artículo.

Artículo 5- No hay penas  ni ningún tipo de coacciones sobre las obligaciones de orden civil con respecto a las faltas y delitos simplemente religiosos: en consecuencia no podrá tener lugar a un procedimiento excitativo a alguna iglesia o a sus directores, ningún procedimiento judicial por deserción, disidencia, herejía, deshonra o cualquier otro delito. Este mismo principio se observará cuando las faltas o delitos indicados resulten de un acto que se estime propio y que haya sido autorizado por un culto cualquiera. En consecuencia las manifestaciones sobre los puntos religiosos y sobre la publicación de excepciones, breves, prescriptos, cartas pastorales, mandamientos y cualquier escrito que versen también sobre esa materia son cosas que se gozará de plena libertad.

Recomendamos leer:   Ley Lafragua - libertad de imprenta

Artículo 6- En la economía interior de los templos y en la administración de los bienes, estas tendrán todas las obligaciones que correspondan al orden civil, las facultades y derechos que tenga cualquier organización establecida.

Artículo 7- Los recursos de fuerza quedan derogados, si alguna iglesia o sus directores ejecutaran un acto típico de la potestad pública, los autores recibirán las penas públicas que las leyes imponen a los que separadamente o en cuerpo lo cometieron.

Artículo 8- Es prohibido el asilo en las iglesias y templos, y si hay que emplear la fuerza para aprehenderlos y sacarlos de ella a los reos declarados o presuntos, con el arreglo de las leyes sin que las autoridades eclesiásticas puedan intervenir en esta decisión.

Siguen otros artículos que básicamente enfocan los deberes y derechos que las iglesias y sus feligreses tienen para hacer libres manifestaciones de cultos, en los cuales para la realización de muchos actos necesitan la aprobación del respectivo gobierno, como por ejemplo recoger limosnas, eventos que siempre tienen que ser con fines religiosos, etc.