Historia de México

Ley Iglesias

La Ley Iglesias fue creada el 11 de abril de 1857, ella se refería específicamente a la ley de Obvenciones Parroquiales, pero también se le conoce como Ley Iglesias, ya que fue autoría de José María Iglesias, él era el Ministro de Justicia, Negocios Eclesiásticos e Instrucción Pública, entre los periodos de enero y mayo de 1857, fue una de la más importantes Leyes de Reforma.

En dicha ley también se establecía que a los pobres no se debía cobrar nada por algún servicio prestado como el bautismo, matrimonios, entierros y amonestaciones, se entendía como pobre todas aquellas personas que no dispusieran de una cantidad necesaria para poder subsistir.

Habían sanciones muy estrictas para aquellos grupos del clero que desobedecieran esa ley, el inspirador de esta ley José M. Iglesias, recibió un reclamo de parte del obispo de Michoacán, y este solo se limitó a contestar que el solamente daba cumplimiento a la doctrina de Cristo y al cumplimiento de lo que se había establecido, pues ello se traducía en amor al prójimo.

La Ley Iglesias por supuesto que desató una serie de críticas, por ejemplo en la prensa liberal fue bien acogida, pero sucedió todo lo contrario entre los conservadores y el clero, quienes hicieron fuertes censuras y protestas, de hecho con la promulgación de esta ley se afectaba el poder da la Iglesia Católica, que por más de tres siglos había tenido en México, una participación en asuntos ajenos a la fe cristiana.

Recomendamos leer:   La Batalla de Tampico

¿Quién fue José María Iglesias Inzurruaga?

Fue jurista, escritor y político mexicano, presidente de México en el breve periodo entre 1876 y 1877, fue conocido como el presidente legalista por haber redactado varias leyes, además  también proclamó el derecho legal a ocupar la presidencia de acuerdo a los artículos 79 y 82 de La Constitución de 1857.

Al igual que su padre el coronel Juan Iglesias y Castro, fue regidor de la ciudad de México, durante la intervención estadounidense a México, se traslada a Querétaro y en 1847 fue nombrado ministro letrado del Tribunal de Guerra, por el presidente Pedro María Anaya.