Historia de México

Nicolás Bravo y sus aportes a la Independencia de México

Su nombre completo era Nicolás Bravo Rueda, nacido en una hacienda llamada Chichigualco en Guerrero y cuando empezó su carrera militar, prácticamente al inicio de la guerra de independencia, mostró gran valentía, moral y al mismo tiempo gran respeto por el enemigo, lo que hizo que poco a poco se convirtiera en uno de los hombres de confianza de José María Morelos.

El episodio en San Agustín del Palmar
Sin duda alguna lo que ocurrió en lo que hoy se conoce como Palmar de Bravo gracias a él, en Puebla, fue en aquel entonces y sigue siendo hasta el día de hoy una muestra impresionante de la moral y el valor con los que este hombre decidió enfrentar la guerra en sus tiempos; estando en aquel lugar llegaron a él noticias de que su padre, don Leonardo bravo, había sido aprehendido por el ejército realista y el virrey Venegas le ofrecía entregárselo con vida a cambio de que abandonase la batalla y el ejército.

Morelos le autorizó a ser una negociación y ofrecerle al virrey 800 españoles prisioneros a cambio de su padre, pero el virrey no accedió y en represalia por la propuesta y porque no hayan hecho lo que él pedía, le quito la vida al padre de Nicolás Bravo; bravo, quien también se conocía como el rayo del Sur, respondió a tal acto entregando a 300 prisioneros españoles con vida y aunque el mismo José María Morelos le dijo que los asesina en represalia por lo que hizo el virrey, él decidió no hacerlo.

Recomendamos leer:   Decreto contra la esclavitud

nicolas bravoAntes de decirles a todos los prisioneros que quedaban en libertad, les explicó lo que el virrey había hecho con su padre y luego les ordenó irse; muchos de aquellos prisioneros se unieron a la independencia de México reconociendo la generosidad y grandeza de Nicolás Bravo.

Sus ganancias de la guerra
Gracias a no aceptar el indulto ofrecido por España los últimos tres años de la guerra los vivió tras las rejas, pero luego de eso y gracias a la gran reputación que había ganado, pudo incursionar en el campo de la política; cuando Agustín de Iturbide fue derrocado, Bravo formo parte de los tres administradores que quedaron a cargo del país de manera temporal. En las elecciones de 1824 asumió la vicepresidencia y en adelante lograría ser Presidente de la República en tres diferentes ocasiones. Más adelante volvería a luchar por su país en la guerra contra Estados Unidos.