Historia de México

Plan de iguala

El plan de iguala también es conocido como el Plan de Independencia de la América Septentrional, de hecho fue ese el nombre original que se le otorgó por Agustín Iturbide, quien en compañía de Vicente Guerrero lo proclamó el 24 de febrero de 1821, es decir, este plan fue uno de los movimientos precursores más inmediatos a la independencia de méxico; tan sólo meses después de haber sido proclamado la independencia se lograría por completo.

En qué consistía el plan
Cuatro fueron los principios fundamentales que se escribieron en el plan por estos dos ilustres de la historia de la independencia mexicana, el primero de ellos era precisamente ese, establecer a México como una nación independiente; luego de esto y por la admiración que consideraban tener hacia Fernando VII, el segundo principio fue mantener la monarquía encabezada por el mismo. El tercer principio era establecer la religión católica como la única tolerada en el territorio mexicano y para finalizar, el deseo más esperado de todos los pobladores de los diferentes estratos económicos: establecer la unión de las clases sociales sin distinción de castas y ofrecer mejores oportunidades para superación económica.

Este plan básicamente se trataba de que México fuera una nación independiente pero se encontraría siempre bajo una monarquía moderada bajo la corona de Fernando VII o alguno de su linaje; mientras el príncipe no llegase a ocupar la corona al país se tenía que crear una junta gubernativa que eligiese a un nuevo emperador, mientras que también convocarían a diferentes cortes para elaborar la constitución de la República mexicana.

Recomendamos leer:   Constitución Política Mexicana

Plan de igualaGracias a la creación de dicha constitución se podrían lograr la igualdad de todos los individuos y acerqué delante de la leí todos tuviesen los mismos derechos y garantías; este plan fue sin lugar a dudas una reacción de todo lo que sucedía en España en esos momentos, donde hubo un pronunciamiento militar en Sevilla que logró que Fernando VII firmara una constitución parlamentaria española que databa de 1812.

El final de este plan hacía un llamado a todos los insurgentes a unirse a un ejército que lucharía por lo que ellos también buscaban, asegurar los tres principios del plan, o religión, unión e independencia; éste, por encargarse precisamente de estas tres garantías, fue llamado el Ejército Trigarante, el cual también tuvo incidencia en partes importantes de la independencia de México.