Historia de México

El Plan de Tacubaya y sus Antecedentes

El Plan de Tacubaya funge como el antecedente principal a la Guerra de Reforma, junto a la aprehensión del Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Benito Juárez. De hecho esta última es consecuencia de la primera.

El Partido Conservador, responsable de este plan legislativo, representaba el miedo de una sociedad que estaba acostumbrada a vivir en una estabilidad económica a costa de ser una colonia del imperio español. Con el Plan Tacubaya este partido levantó la voz e hizo lo posible por volver a ser una provincia en tiempos de libertad y democracia.

Los responsables directos de su promulgación fueron Manuel Silíceo (diputado), José María Revilla (diputado), Mariano Navarro (diputado), Juan José Baz (Gobernador del Distrito Federal) y Félix María Zuloaga (General del Ejército de Federal). El 17 de diciembre fue publicada en El Palacio Arzobispal de Tacubaya, de ahí el nombre.

Antecedentes

Plan de TacubayaEste plan no nació de una ocurrencia de varios políticos, fue la respuesta a una situación política y económica que se iba encontrando en todo México.

– Los conservadores consideraron la Constitución de 1857 como un texto de ideología liberal por tener dentro de sí artículos que iban contrarios al poder de la Iglesia Católica dentro del Estado mexicano (La Iglesia Católica era la mayor financista del Partido Conservador).
– La Iglesia Católica reaccionó a la Constitución y excomulgaba a todo aquel que compartía la ideología de la Carta Magna.
– El Estado comenzó una pugna con la Iglesia Católica dividiendo al país los que apoyaban la Constitución vigente, unos que fueron arropados por el Partido Liberal, y los que apoyaban el rechazo de la Iglesia, unos que fueron arropados por el Partido Conservador. Hay que destacar que al Partido Conservador los apoyaban próceres que hacía apenas 36 años habían logrado la libertad de México. Su apoyo era evidentemente más popular.
– 15 de noviembre de 1857: El presidente Ignacio Comonfort convocó al mítico Palacio Arzobispal de Tacubaya al diplomático y literato Manuel Payno, al gobernador del Distrito Federal Juan José Baz y al General del Ejército Federal Félix María Zuloaga. Esta reunión tuvo un claro carácter conspirativo en contra de la Constitución vigente.
– 14 de diciembre de 1857: El Congreso de la República llamó a la cámara a Manuel Payno, a Juan José Baz y a Benito Juárez García ante las sospechas de que se estaba gestando una conspiración. El diputado Eligio Sierra estaba enterado de lo que se estaba gestando, pero nunca se supo por qué incluyó a Juárez.
– Juárez por su parte negó su participación en alguna conspiración y desechó el tema asumiendo que el Ejecutivo Nacional tenía toda la disposición de cumplir con los acuerdos gestados dentro del Congreso Nacional.

Recomendamos leer:   Ley Lerdo - Desamortización de bienes de la iglesia y de corporaciones

Cuando el río suena… La Promulgación

En vista de que las autoridades preocupadas habían dejado de estarlo o de hacer algo al respecto, las reuniones conspirativas continuaron hasta que en el Palacio Arzobispal de Tacubaya, Manuel Silíceo, José María Revilla, Mariano Navarro, Juan José Baz, Ignacio Comonfort, Manuel Pinto y Félix María Zuloaga redactaron el Plan de Tacubaya.

La mano de Zuloaga el 17 de diciembre de 1857 fue la que levantó la pluma que redactó dicho plan.

No pasaron muchos días para que la sublevación en contra de la Constitución llegar a las calles y los estados de Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Estado de México, Chiapas, Tabasco y San Luis Potosí se unieron al bando conservador enarbolando el nuevo plan. Las guarniciones militares de Cuernavaca, Tampico y Mazatlán, también apoyaron al partido del Presidente de la República en su osada jugada política.

Reaccionando a esto, el Ministro de Relaciones Interiores, Antonio de la Fuente; el Ministro de Justicia, Manuel Ruiz; y el Administrador de Correos, Guillermo Prieto, todos liberales renunciaron a sus cargos. Asimismo Benito Juárez, quien fungía como Presidente de la Suprema Corte de Justicia e Isidoro Oltivo, quien era el Presidente del Congreso Federal fueron puestos bajos reja.

La Iglesia Católica no se quedó callada y emitió una circular donde oficializaba que todos aquellos feligreses que se mantuvieran leales de la Constitución de 1857 quedaban excomulgados.

El Gobierno de Comonfort firmó el documento

El 19 de diciembre de 1857 el presidente Comonfort firmó el documento y con esto los gobiernos de los estados de Puebla, Veracruz, Tabasco, Tlaxcala, Estado de México y San Luis Potosí hicieron lo propio. Las guarniciones militares de Cuernavaca, Tampico y Mazatlán también mostraron su aprobación, un hecho que mostraba que estaban dispuestos a defender el plan por la vía que fuera.

Recomendamos leer:   Natalicio de Benito Juárez - 21 de marzo de 1806

Pero no todo era color de rosa. Para enero de ese año Comonfort ya no estaba tan seguro de lo que había hecho y los conservadores modificaron el plan sacándolo de la presidencia y proclamando a Zuloaga.

En vista de esto Comonfort defendió sus posturas ante el gobernador Juan José Baz y el general Zuloaga. Esto provocó a su vez que el ejército revolucionario saliera a la calle exigiendo su renuncia, pues en el momento que Comonfort supo de la sublevación ordenó la liberación de Benito Juárez y de los demás presos políticos.

¿Qué pasó después?

– Juárez salió escondido de Ciudad de México y trasladó el Gobierno Liberal a Guanajuato en primera instancia.
– Félix Zuloaga estableció el gobierno conservador desde Ciudad de México con la aprobación de las Cinco Leyes derogando las reformas liberales.
– Dio comienzo la Guerra de Reforma
– Los estados de Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Michoacán, Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Colima y Veracruz apoyaron el Partido Liberal de Benito Juárez.
– Los estados de México, Puebla, San Luis Potosí, Chihuahua, Durango, Tabasco, Tlaxcala, Chiapas, Sonora, Sinaloa, Oaxaca y Yucatán apoyaron al Partido Conservador liderado por Zuloaga.

Definición

El partido liberal se hace con el poder en 1861 destruyendo todas las fuerzas conservadoras bélicas. No obstante para que Juárez fuera declarado Presidente de la República se debatió en elecciones y ganó por un puñado de votos frente al líder conservador.

Juárez y su gobierno le dieron espacio a las Leyes de Reforma decretadas desde Veracruz cuando su gobierno estaba sitiado por las fuerzas conservadoras. Solo luego de 1861 las leyes fueron sentenciadas en todo el país.

Para 1862 y en consecuencia a la segunda intervención francesa en tierra mexicana y de la creación del denominado Segundo Imperio de México la vigencia de la Constitución de 1857 con todas sus reformas interrumpida.

Para 1867 volvieron a conseguir la victoria en todos los campos e instauraron la nueva República. En este momento y diez años después de ser promulgada la Constitución estaba siendo seguida por todo el país.

Todo esto pasó a la historia cuando Porfirio Díaz tomó el poder. De hecho partidarios del Partido Liberal usaron el balcón del diario “El Hijo de El Ahuizote” para guindar un trapo que decía “La Constitución ha muerto”.