Relato Histórico de José María Morelos

José María Morelos y Pavón fue un sacerdote, militar y uno de los más grandes y valientes precursores de la Independencia de México.

Después de abandonar sus funciones como cura, se une al ejército independentista en el que logra librar diferentes justas de las que sale victorioso, lo que le hace merecedor del respeto y admiración por parte de los insurgentes, al mismo tiempo que despertó el temor entre el ejército realista.

Sin embargo, diferentes acontecimientos lo llevarían a perder terreno, lo que provocaría su captura y posterior ejecución.

Relato Histórico de José María Morelos y Pavón

Relato Histórico de José María Morelos y Pavón

José maría Morelos y Pavón, nació el 30 de septiembre de 1765 en el poblado de Valladolid.

Proveniente de una familia humilde, José maría pudo aprender a leer y a escribir, pero desde muy pequeño tuvo que dedicarse a trabajar en una hacienda de uno de sus tíos paternos, para poder ayudar a su madre y hermanas.

Estudios y vida eclesiástica

A los 24 años decide estudiar y consagrar su vida a la iglesia, por lo que entra a estudiar al Colegio San Nicolás de Valladolid, en donde conoce a Miguel Hidalgo y Costillas, que para ese entonces era el rector.

Luego de obtener su título como sacerdote, comienza fiel y disciplinadamente sus labores de curas en diferentes parroquias.

Su participación en la Guerra de Independencia

Cuando el 16 de septiembre de 1810, Miguel Hidalgo y Costilla lanza el Grito de Dolores, Morelos y Pavón lo visita para ofrecerle sus servicios como sacerdote, sin embargo, Hidalgo lo convence de luchar en el campo de batalla y lograr la independencia de México, a lo que Morelos y Pavón acepta.

Primeramente Morelos y Pavón se dirige al sur con apenas 20 hombres y poco armamento, pero al llegar a Acapulco logra hacerse de un gran ejército, aunque es vencido en este puerto, luego logra tomar Tixtla y Chilpancingo en mayo de 1811.

Tras la muerte de Miguel Hidalgo, Morelos y Pavón se enfrenta a López Rayón, pues este último pretende asumir el liderazgo del ejército insurrecto y propone una Suprema Junta Nacional de América, en la que el actual Virrey de España figuraba, lo que definitivamente enojó a Morelos y Pavón.

Las siguientes acciones militares de Morelos y Pavón, serían ir hacia el norte donde logro tomar Izúcar y Cuautla, ratificando así su liderazgo frente al ejército independentista. Acto seguido el 25 de noviembre de 1812  toma Oaxaca y en abril de 1813 regresa a Acapulco y también toma el control.

El Congreso de Chilpancingo

Tras el desacuerdo que había tenido con López Rayón, Morelos decide convocar al Congreso de Chilpancingo, en el cual se reunirían todas las provincias del país para discutir un plan de gobierno que él había diseñado.

Este plan de hecho, era una nueva constitución en la que se declaraba la Independencia de México.

Después de ser aceptado por los presentes, José María Morelos y Pavón es elegido como Generalísimo y asume el gobierno por al menos 6 meses, entonces rigiéndose por el plan de gobierno, declara la independencia el 6 de noviembre de 1813, pero sus aspiraciones se verían truncadas más adelante.

El descenso de José María Morelos y Pavón

Mientras ejercía como Generalísimo, el descuido en las operaciones militares era evidente, pues el ejército insurgente estaba perdiendo el control de los poblados que antes había ganado, además fueron derrotados en diferentes batallas.

El 22 de diciembre de 1813 se marcó un punto de inflexión que determinaría la caída definitiva de Morelos y Pavón, pues, en su intento por tomar Valladolid fue derrotado por las fuerzas realistas, provocando gran cantidad de bajas mexicanas y viéndose obligado a retroceder.

Las derrotas que sufrió el ejército independentista, hicieron que los insurgentes le fueran desconfiando de las decisiones de Morelos y Pavón.

Captura, juicio y muerte

En noviembre de 1815 José María Morelos y Pavón es capturado por el ejército realista mientras acompañaba la caravana del Congreso de Chilpancingo.

Posteriormente es juzgado en un juicio eclesiástico donde es acusado de herejía, para entonces perder su clero eclesiástico y así poder ser juzgado en un juicio militar en el que se le condenó a muerte, consumándose el acto el 22 de diciembre de 1815.