Relato histórico de Miguel hidalgo

Miguel Hidalgo Nació el 8 de mayo y era hijo de Cristóbal Hidalgo y Costilla y de Ana María Gallego.

Junto a su hermano fueron llevados a estudiar en el Colegio de San Nicolás Obispo en Michoacán, donde poco a poco va aprendiendo letras latinas.

Cuando tenía 17 años sus amigos más cercanos le llamaban “el zorro” ya que lo consideraban muy astuto e inteligente, de hecho a esa edad se desempeñaba como profesor de teología, filosofía y latín en el seminario.

Luego de graduarse de sacerdote trabajó en su alma mater como maestro y tesorero, en el año 1782, luego gracias a su disciplina e inteligencia asume como rector en el año 1788.

Para el año 1808 México atravesó una crisis política muy profunda, que había sido provocada por la invasión de los franceses a España. Por su parte los Españoles habían derrocado a al Virrey José de Iturrigaray conquistando México; entonces cuando Andalucía cae en mano de los franceses, en protesta en 1810 la Arquidiócesis de Zaragoza  ordena que todos los sacerdotes que formaran parte de España predicarán en contra de Napoleón, entonces Miguel Hidalgo acata la orden.

Relato histórico de Miguel hidalgoMientras tanto en Querétaro se estaba tramando una conspiración dirigida por Miguel Domínguez y su esposa Josefa Ortiz de Domínguez y entre otros militares   Ignacio Allende, quien luego se encargaría de convencer a Miguel Hidalgo de unirse a su conspiración, pues eran muy influyente por lo cual sería perfecto para surgir como representante y líder. Hidalgo acepta formar parte del grupo al que fue invitado.

Para septiembre de 1810 los rumores de un grupo que conspiraba en contra del gobierno habían llegado a oídos de Juan Antonio Riaño, quien ordenó que se comenzase una investigación para confirmar los rumores. El 11 de septiembre en una redada realizada por parte del gobierno en contra de los conspiradores cae preso Epigmenio González.

Para el 16 de septiembre de 1810 Miguel Hidalgo estaba al tanto de la persecución y de la captura de González, por lo que toma la muy fuerte decisión de enfrentarse con armas, para de ese modo evitar que los españoles arruinaran sus planes.

En horas más tardes de ese 16 de septiembre de 1810, Hidalgo convoca a una misa patronal donde lanza el Grito de Dolores, dando así inicio a la lucha por la independencia mexicana.

Hidalgo contaba con el incondicional apoyo de Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Abasolo, quienes junto a un ejército de soldados comenzaron la guerra.

Días más tarde de comenzada la guerra, Hidalgo y su ejército logran ocupar Celaya, aquí  Miguel Hidalgo es nombrado Capitán General de los ejércitos sublevados.

El 28 de septiembre de 1810 se lleva a cabo una violenta batalla  denominada como la Toma de Alhóndiga de Granaditas, la cual fue liderada por Hidalgo. En esta batalla todo los que conformaban el ejército español resultaron muertos.

Luego el 17 de octubre Hidalgo ingresa a Valladolid (Actual Morelia) y se hacen con parte del obispado de la localidad.

El 25 de octubre Toluca es conquistada por los insurgentes. Para el 30 de octubre  los insurgentes se enfrentan a Torcuato Trujillo en la Batalla de Monte de las Cruces.

La siguiente acción era la toma de la Ciudad de México, pero Hidalgo quería que esta no fuera tan sangrienta, razón por la que decide negociar con el Virrey Francisco Xavier Venegas. Tras esa acción el 7 de noviembre Hidalgo es derrotado en la Batalla de Aculco Por el Capitán de Sal Luis de Potosí, Feliz María Calleja.

Pasado el tiempo Miguel Hidalgo y Allende se separan, pero continúan con la lucha de forma individual. Hidalgo viaja a Valladolid (actual Morelia) en donde masacraron españoles, al igual como ocurrió en Guadalajara, a donde llego Hidalgo el 22 de noviembre.

Para el 8 de diciembre Hidalgo vuelve a ser acompañado por Allende, Jiménez y Aldama, quienes llegan juntos al Puente Calderón el 17 de enero de 1811 para enfrentarse a Calleja, los insurgentes no salieron favorecidos.

El 21 de marzo de 1811 Hidalgo es capturado junto a Abasolo, Allende y el hijo de este, para así condenarlos a muerte.

En ese momento Miguel Hidalgo fue despojado del fuero eclesiástico  por orden del Obispo de Durango, para que así pudiesen ejecutarlo.

El 31 de julio de 1811 Miguel Hidalgo es ejecutado  con 2 tiros a quemarropa; uno en su corazón, para luego decapitarlo. Su cuerpo fue enterrado en la Ciudad de Chihuahua en la Capilla de San Antonio del Templo de San Francisco de Asís, mientras que su cabeza fue llevada a Guanajuato y enterrada en Alhóndiga de granaditas.

Luego en 1821 su cuerpo y su cabeza fueron exhumados para enterrarlos juntos en el Altar de los Reyes de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México.

En 1925 sus restos se ubican en el ángel de la Independencia de la Ciudad de México.

Sin comentarios aún. Sé el primero en comentar.