Historia de México

Republica centralista de mexico

La República Centralista en México es el periodo de la historia en el que el Estado estuvo organizado por un régimen político unitario. El régimen centralista se estableció de manera formal para el 30 de diciembre de 1836, con la promulgación de las Siete Leyes Constitucionales, aunque desde 1835 se había derogado la constitución federal en 1824.

La República Centralista duró aproximadamente 11 años. Para el 22 de agosto de 1846, el presidente José Mariano Salas, expidió el decreto que restauró la vigencia de la Constitución de 1824 y así regresó el federalismo.

El periodo centralista del Estado de México fue el intento del sector más conservador del país que buscaba ponerle fin a las disputas entre las élites regionales y los diversos caudillos que protagonizaron la política nacional. Sin embargo, como ocurrió a durante el periodo del Primer Imperio mexicano, el país cayó de nuevo padeciendo de una inestabilidad política grave y los levantamientos armados.

La supresión del Régimen federal fue el detonante de la reacción de los partidarios del federalismo en la ciudad de Zacatecas, Tabasco y el noroeste del país, mientras que hacía lo mismo pero particularmente en Tamaulipas. Las respuestas radicales a la restauración del régimen unitario fueron la proclamación de la Independencia de Texas y Yucatán.

Recomendamos leer:   Bandera del regimiento de iturbide

Debido al caos político y la contienda, poco después de que los conservadores mataran a Vicente Guerrero, continuó el debate entre los federalistas y los centralistas aún después de la ya proclamada Constitución de  1824 y las diversas sublevaciones que fueron provocadas por las reformas liberales que fueron expedidas por Valentín Gómez Farías. Los conservadores empezaron con las acciones para la disolución de la federación, imponer una república centralista y cancelar las reformas bajo el mandato de Gómez Farías.

Las Siete Leyes Constitucionales, fueron una serie de leyes con carácter constitucional que sustituyeron a la Constitución de 1824. A pesar de ser conocidas en ocasiones como la Constitución de 1836, las Siete Leyes no fueron una constitución como tal.

1-. Primera Ley: Se refería a los derechos y los deberes de los ciudadanos y se establecía la obligación la de religión católica.

2-. Segunda Ley: Creó el Supremo Poder Conservador el cual tenía la capacidad de declarar la incapacidad física o moral de cualquiera de los tres poderes de la República.

3-. Tercera, cuarta y quinta Ley: Se organizaban los poderes de la Unión, fijando los procedimientos de la elección y las atribuciones.

4-. Sexta Ley: Establecía la división del territorio en Departamentos, así como la supresión de las legislaturas locales, las cuales eran sustituidas por las juntas departamentales.

Recomendamos leer:   Las Leyes de Reforma

5-. Séptima Ley: En ella se señalaba que bajo ningún motivo las leyes constitucionales podían ser modificadas por un periodo de 3 años.

El centralismo era liberal, la mantenía la división de los poderes, pero creaba uno nuevo, el Supremo Poder Conservador; el Ejecutivo mantenía la debilidad, sin vicepresidencia, pero el cargo se extendía por ocho años. Los estados se convertían en los departamentos y los gobernadores eran nombrados por el presidente. Para fortalecer el gobierno nacional se le otorgaba el control de todo el presupuesto de la República.