Historia de México

La Resistencia de la Independencia de México

La Resistencia de la Independencia de México sucedió en la tercera etapa de la independencia de México, las etapas de la independencia de México fueron explicadas en un artículo anterior.

Cuando inicio la Resistencia de la Independencia de México

El momento de la independencia mexicana que se conoce como la etapa de resistencia es precisamente el que ocurrió a finales de 1815, luego de que José María Morelos haya sido fusilado en San Cristóbal Ecatepec y vale mencionar que quien lo juzgo fue la inquisición española, quienes lo habían considerado hereje y enemigo de la Iglesia. La importancia de Morelos en el conflicto era tal que cuando él murió se marcó el final de la segunda etapa de la guerra por la independencia.

La falta de un líder

Tercera etapa de la independencia de MéxicoEste fue el principal problema después de que Morelos muriera, el hecho de que en todo el movimiento insurgente no había un jefe capaz de acaudillarlo; continuaban diferentes combates de forma aislada, pero eran combates desordenados y el virrey que en aquel entonces tomó el poder, Juan Ruíz Apodaca, se dio cuenta de que era una oportunidad para luchar sicológicamente contra los insurrectos, haciéndoles ver que difícilmente lograrían ganar sin un plan bien organizado, haciéndoles creer que era inevitable que en algún momento fueran aprehendidos y por consiguiente juzgados; la estrategia fue ofrecerles perdón a los insurgentes a cambio de que depusieran las armas y como muchos de éstos creían que tarde o temprano iban a perder, aceptaron.

Recomendamos leer:   Conspiración de Valladolid

Para aquellos que decidieron quedarse luchando esto fue un gran problema, porque poco a poco territorios que se habían ganado fueron regresando a la potestad de los españoles, como por ejemplo el puerto de Boquilla de Piedra, que tenía especial importancia porque por medio de éste entraban municiones y armas de los estados fronterizos; si se hubiera mantenido la posición habría sido más fácil la guerra para todos.

El último intento de un líder

Se unió a las filas insurgentes un español llamado Francisco Javier Mina, quien había sido expulsado de España por haberse opuesto a Fernando VII y sus tiranías; mina conoció en México al fray Servando Teresa de Mier y cuando éste le habló del movimiento que buscaba la independencia, se sintió identificado y se unió para poder luchar contra Fernando. A pesar de que en sus inicios los mexicanos no le tenían mucha confianza, porque mostraba tener intereses políticos diferentes a los que el pueblo defendía, ganó poco a poco aceptación porque fue un líder que los condujo a varias victorias.

Para la mala suerte de minas, el virrey Apodaca era bastante precavido y al haber escuchado que éste ya se encontraba en el Fuerte del Sombrero, ordenó a sus tropas que lo atacaran duramente, sitió por completo el fuerte y lo que permitió que Mina pudiera ser aprendido fue el hecho de que los víveres y las municiones se le acabaron, por lo cual salió a buscar abastecerse y en Guanajuato, en el rancho el Venadito, cuando se encontraba descansado, fue sorprendido y puesto prisionero; como era de esperarse, fue sentenciado a muerte luego de ser juzgado por un consejo de guerra y lo fusilaron el 11 de noviembre de 1817.

Recomendamos leer:   Relato histórico de la independencia de méxico

Los insurgentes nuevamente quedaron en espera de un líder.