Historia de México

Toma de Valladolid

Para lograr la independencia mexicana hubo una cantidad realmente grande de diferentes batallas que tuvieron que librarse, proceso en el cual se perdieron una gran cantidad de vidas inocentes que sólo buscaban una mejora para sus familias y para sí mismos; también murieron muchos que defendían a su patria que se encontraba al otro lado del océano y que solamente seguía órdenes. Sin lugar a dudas muchas batallas fueron tristes para ambos bandos y otras fueron celebración también, pero para los insurgentes es completamente seguro que la toma de Valladolid fue una de las mejores ocasiones.
Ni una sola gota de sangre

Para comenzar, esto ni siquiera fue una batalla, sino que tal como nuestro título lo dice, fue sólo una toma; en los primeros días después de que había estallado la guerra por la independencia el 16 de septiembre después del grito de dolores, pero a pesar de ello ya resonaban con gran fuerza las victorias que los insurgentes estaban teniendo en sus movimientos y previamente a llegar a este lugar, habían tomado ya Guanajuato y eso era una cuestión muy pesada a nivel de ánimo, haciendo en los pobladores menos privilegiados un gran eco y causando alegría por su libertad, mientras que para los integrantes del imperio era un sonido de temor.

Recomendamos leer:   Grito de independencia - El grito de dolores

valla1

El sonido de temor que resonó desde Guanajuato hizo que las autoridades, tanto civiles como religiosas, abandonaron Valladolid antes de que los insurgentes llegaran; en ese momento Valladolid era algo realmente importante, pues figuraba como la cabecera de la intendencia de Michoacán y al mismo tiempo era la sede del arzobispado de Michoacán también. Aquel territorio tan importante es lo que hoy conocemos como Morelia.

Un recibimiento de reyes

El obispo de Michoacán, en un arranque de ira contra los insurgentes, lanzó una condena que tenía que afectarlos, una condena de excomunión y antes de retirarse del lugar la levantó, dejándola sin validez; eso puede explicar por qué no solamente los insurgentes llegaron a la ciudad sin preocupaciones de que nadie les diera batalla, sino que también fueron recibidos con honores por parte de la población, incluyendo también muchos que estaban dispuestos a formar parte del bando insurgente y que de hecho así lo hicieron en adelante.

Esta hazaña nunca antes vista y probablemente ni siquiera imaginada alguna vez por el ejército insurgente, dio lugar el 17 de octubre de 1810, donde todos y cada uno de los pobladores de la ciudad estaba contento y completamente de acuerdo con la revolución, pues también habían sido abusado de diferentes formas por las autoridades del virreinato de España y podían sentir ya realmente cerca el momento en el que México fuese un país completamente soberano.

Recomendamos leer:   La toma del fuerte de San Diego

En el momento en que ésta toma ocurrió, absolutamente nadie sabía lo que iba a pasar en breve y que dentro de no mucho tiempo el cura Miguel Hidalgo, quien inició la independencia de méxico, sería apresado y ejecutado; esta hicieron que los insurgentes lucharan más con pasión que estrategia, lo que a la larga les cobró factura.