Tratado de Bucareli

En el año 1923 los Gobiernos de México y de Estados Unidos  llegaron a un acuerdo a través de la firma del Tratado de Bucareli. Lleva este nombre ya que las negociaciones tuvieron lugar en un edificio ubicado en la calle Bucareli de la Ciudad de México. Dichas negociaciones ocurrieron entre el 15 de mayo y el 13 de agosto de 1923.

Tratado de bucareliLa finalidad del trato era llegar principalmente a una negociación económica, ya que se fundamentó en las reclamaciones de los Estados Unidos luego de la Revolución Mexicana.

Las Constitución de México de 1917 contenía ciertos artículos que ponían en juego algunos de los intereses de los Estados Unidos, especialmente aquellos que tenían que ver con la producción petrolera propiedad de los mexicanos.

Mientras que el gobierno de México presidido por Obregón, exigía a los Estados Unidos  que se le reconociera como gabinete surgido tras la revolución.

Tras los requerimientos de ambos países, llegar a un acuerdo no fue fácil, pero al final lo lograron.

Causas del Tratado de Bucareli

Hubo muchas causas que se desencadenaron en la creación y posterior firma del Tratado de Bucareli.

La principal fue la Constitución del año 1917, en ella existían artículos que definitivamente ponían en riesgo los intereses del pueblo estadounidense.

En la constitución se redactaron artículos que le daban derecho a los mexicanos de expropiar propiedades de ciudadanos americanos, para que las mismas fueran entregadas a los campesinos mexicanos, quienes se encargarían de trabajar las tierras.

Otro decreto que afectó de forma directa a los Estados Unidos, fue el relacionado con los recursos naturales, pues se establecía que todos los recursos naturales encontrados en tierra mexicana eran propiedad del gobierno, incluyendo los pozos petroleros, aunque estos estuvieran siendo explotados por empresas extranjeras.

Por las razones anteriores el gobierno de los Estados Unidos se había negado a reconocer al gobierno de México, bajo los alegatos de que no reconocerían un gobierno que había llegado al poder de forma aparentemente ilegitima.

Pero Obregón necesitaba a toda costa ser reconocido como presidente ante los Estados Unidos, más como parte de una estrategia política, lo que lo llevaría a dar inicio a una serie de negociaciones que terminarían en el Tratado de Bucareli.

Antecedentes del Tratado de Bucareli

El gobierno estadounidense estaba inconforme con el gobierno revolucionario que se había instaurado en México, por lo que era muy frecuente que los mexicanos recibieran quejas del país del norte.

Venustiano Carranza fue el primer presidente revolucionario de México y fue quien promulgó la Constitución de 1917, la cual no favorecía en muchos aspectos a los Estados Unidos, sino que más bien estaba orientada a favorecer directamente al pueblo mexicano.

En la Constitución se estableció la propiedad pública de las riquezas naturales del país, lo que definitivamente causó descontento entre los estadounidenses.

Luego en el año 1920, la presidencia de México es asumida por Álvaro Obregón tras haber comandado la revuelta del Agua Prieta, pero el gobierno de Estados Unidos tampoco estaba de acuerdo con esa manera de alcanzar el poder, por lo que no podían reconocer a Obregón como presidente.

Pero en el año 1923, la Unión Americana pidió a los Estados Unidos que reconocieran el gobierno mexicano antes de que se produjeran nuevas elecciones.

Obregón pretendía seguir en el poder, por eso iría a reelección, por lo que necesitaba que Estados Unidos lo reconociera, aún más tras saber que sus enemigos buscaban apoyo en el país del norte.

Sin embargo, Estados Unidos alegaba que las leyes provenientes de los gobiernos revolucionarios atentaban contra los intereses de su país; además argumentaban que durante la época revolucionara muchos americanos habían tenido pérdidas materiales, sin recibir compensación alguna.

Pero lo que más tenía inconformes a los estadounidenses, era lo establecido en la constitución de 1917, pues las empresas americanas que habían explotados los pozos petroleros estaban en gran riesgo de perder sus derechos.

Para evitar que lo anterior sucediera, el gobierno de Estados Unidos puso algunas condiciones; que se les aclarase como se verían afectadas sus empresas tras la situación petrolera, quién trataría las haciendas agrícolas, quién pagaría la deuda externa y exigían que los americanos afectados en la época de revolución fueran compensados.

De cumplirse esas condiciones los estadounidenses reconocerían al gobierno mexicano.

El Tratado de Bucareli

Antes de firmarse el tratado, las negociaciones tenían tiempo llevándose a cabo, cada país contaba con sus representantes.

México era representado por Ramón Ross y Fernando Roa, mientras que Estados Unidos estaba representado por Charles Warren y John Payne.

Entre los compromisos establecidos en el Tratado, se disponía la creación de una convención de reclamaciones, la que se encargaría de atender a los ciudadanos americanos afectados por las expropiaciones en la época de la revolución. México se comprometió en atender a los afectados mediante una indemnización.

También se trataría el tema relacionado con las explotaciones de los pozos petroleros mexicanos con maquinaria estadounidense. México se comprometió en reconocer las concesiones realizadas antes de la constitución de 1917.

Para aquel entonces el Ministro de Hacienda Adolfo de la Huerta se opuso completamente a la firma del Tratado, pues pensaba que México estaba perdiendo mucho terreno económico y argumento que por su lado el llevaría negociaciones para minimizar dicho impacto.

Consecuencias del Tratado

Como parte del Tratado, tras la creación de la Convención Especial  de Reclamaciones y la Convención General de Reclamaciones, el 27 de noviembre de ese año estas convenciones fueron aceptadas por el Congreso.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos cumplió con su parte del trato tras el reconocimiento de Álvaro Obregón como presidente de México.

Culminación del Tratado

El siguiente periodo presidencial sería asumido por Plutarco Elías Calles, quien decidió poner fin al Tratado de Bucareli, lo creyó conveniente debido a que las relaciones entre ambas naciones habían mejorado notablemente.

Por lo anterior fue preparada una nueva ley que atendía al artículo 27 de las Constitución, pero ante esta acción Estados Unidos reaccionó de mala manera, llamando al Presidente Plutarco Elías Calles Comunista.

La ley cancelaba los permisos que poseían las compañías americanas para explotar y extraer el petróleo de suelo mexicano.

Sin comentarios aún. Sé el primero en comentar.