Tratado de Guadalupe Hidalgo

Al Tratado de Guadalupe Hidalgo también se le conoce como el Tratado de Paz, ya que pone fin a la Guerra entre México y Estados Unidos.

En el tratado de Guadalupe Hidalgo, México se comprometía en ceder más de la mitad de su territorio, lo que en la actualidad se conoce como Texas, Nuevo México, California, Nevada, Utah, Colorado, Kansas, Wyoming, Oklahoma y parte de Arizona.

Tratado de Guadalupe HidalgoPor otro lado, México debía desistir definitivamente de cualquier reclamo sobre el territorio de Texas. La frontera quedaría establecida en el Río Bravo.

En contraparte, el gobierno de los Estados Unidos se comprometió en pagar 15 millones de pesos por los daños ocasionados a territorio mexicano durante el tiempo que duró la guerra.

Antecedentes del tratado de Guadalupe Hidalgo

Mientras Estados Unidos se convertía en un país pujante cuya economía se estabilizaba cada vez más, pasaba todo lo contrario con México, cada vez era más difícil levantarse, pues habían atravesado varios conflictos que los habían devastado por lo que se habían sumergido en una profunda crisis económica.

Como una vía de escape para el gobierno mexicano este se planteó promover la colonización de extensos territorios del norte de su país, que incluían Nuevo México, California y Texas, territorios que además contaban con muy poca población de mexicanos.

El gobierno mexicano tomó la decisión de vender los terrenos de los territorios de norte a bajo precio, mediante un crédito y sin impuesto de aduana por los primeros 5 años a todo aquel extranjero que deseara obtener la nacionalidad mexicana, aprendiera a hablar español, fuera católico y se comprometiera a ajustarse a las leyes de México. La finalidad era poblar los territorios del norte para obtener beneficio económico.

Aunque al principio todo parecía ir bien, pasado algún tiempo el gobierno de México comenzó a notar las ansías que tenían los extranjeros de adueñarse esos territorios sin cumplir el trato, pues los colonos comenzaron a rebelarse en contra de los mexicanos.

Para 1827 las relaciones entre México y Estados Unidos se habían tensando, ante la negativa del México de permitir que los estadounidenses llevaran a cabo sus planes de expansionismo.

Después de varios conflictos y tensiones Estados Unidos decide que Texas debe independizarse de México, dando así inicio a una serie de batallas importantes entre estos 2 países.

Un ejército rebelde texano a cargo de William Barret Travis y Davy Crockett, se opuso fuertemente a la dictadura del Presidente Antonio López de Santa Anna en la antigua Misión de El Álamo en San Antonio de Béjar y declararon la Independencia de Texas.

Ante aquella situación el gobierno mexicano decide que debe eliminar a los rebeldes y a imponer que Texas debe seguir formando parte del territorio de México.

Tras los conflictos anteriores tiene lugar la Batalla de San Jacinto, la cual es una de la más importantes; el Ejército de México era liderado por el mismo presidente Antonio López de Santa Anna y el Ejército de Texas a cargo de Samuel Houston.

El ejército rebelde de Texas fue apoyado directamente por el Ejército estadounidense, así como su pueblo y el gobierno como tal, lo que causón un gran descontento al gobierno mexicano.

En la Batalla de San Jacinto el Ejército de México como su general Antonio López de Santa Anna fue completamente derrotado. Los texanos logran hacer prisionero a Santa Anna y le imponen firmar los tratados de Velasco a cambio de su libertad, en dichos tratados México se comprometía a reconocer la independencia de Texas, a demarcar sus límites, a indemnizar a los ciudadanos estadunidenses que habían sido afectados y también se comprometían a no volver a agredir o a invadir Texas.

Pese a que en los Tratados de Velasco el gobierno de México se había comprometido a no agredir ni invadir el Estado de Texas, los años posteriores esta promesa se veía incumplida y México incurre en varios episodios frustrados en los que intentaba invadir Texas.

Tras un descuido del Ejército de Estados Unidos, el Ejército de México logra penetrar los límites por la frontera de Río Negro, lo que irremediablemente provocó la Guerra entre Estados Unidos y México.

La firma de El Tratado de Guadalupe Hidalgo

La firma de El Tratado de Guadalupe Hidalgo

La fuerte situación entre México y Estados Unidos necesitaba una salida, por lo que Manuel de Peña y Peña quien para la época fuera el presidente de Suprema Corte de Justicia asume el Poder Ejecutivo de Toluca el 27 de septiembre, para marcharse al día siguiente a Querétaro en compañía de Luis de la Rosa, quien dirigía los 4 ministerios existentes para el momento. Se decide comenzar serias conversaciones para encontrar una salida Diplomática a la Guerra.

Las conversaciones se volvieron muy largas y tediosas, pues Estados Unidos tenía muy claras sus condiciones y no deseaba ceder, sin embargo México obtuvo un triunfo y es que podrían conservar el territorio de Baja California, la cual unirían por medio de un puente a Sonora.

Tras las negociones el Tratado de Guadalupe Hidalgo se firma en la Villa de Guadalupe Hidalgo el 2 de febrero de 1848.

Fue ratificado y aceptado por ambos países y el 30 de mayo de ese mismo año queda declarada la paz entre México y Estados Unidos.

Consecuencias del Tratado de Guadalupe Hidalgo

A pesar del Tratado de Guadalupe Hidalgo surgieron grupos rebeldes mexicanos denominados guerrilleros, quienes querían recuperar las tierras que México había vendido a los estadounidenses.

Alrededor de cien mil mexicanos vivían en los terrenos que México le había cedido a Estados Unidos, ellos representaban la minoría, solo un 4%, muy pocos de estos conservaron su nacionalidad mexicana.

Luego amparados en algunos artículos del Tratado varios grupos rebeldes en años posteriores pretendieron invadir otros territorios cedidos por México, incluso adueñándose temporalmente de la Isla de Santa Catalina, debido a que los territorio de esta isla no fueron claramente especificados en el Tratado, por lo que constituye una zona en disputa entre México y Estados Unidos.

Estados Unidos no reconoció las concesiones a los mexicanos sobre los territorios invadidos después de la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo.

Articulos Relacionados

Sin comentarios aún. Sé el primero en comentar.