Historia de México

Consecuencias de la Expropiación Petrolera

Desde el hallazgo del petróleo este se ha convertido en una de las primordiales fuentes de energía en todo el mundo, los países que tienen el privilegio de contar con dicha riqueza y lo exportan basan sus economías en las ganancias que se generan por esta ventajosa actividad.

México se encuentra entre estos países, siendo la producción y venta de crudo su principal ingreso económico situándose entre los 20 países con mayores reservas de petróleo en el mundo.

Consecuencias de la Expropiación Petrolera

El periodo posterior a la expropiación petrolera en definitiva sería la más difícil, debido a que la estabilidad económica del país dependía en su mayoría de la explotación de petróleo en ese momento, además estas empresas expropiadas estaban sufriendo cambios estructurales y no solo eso, el desazón internacional estaba vivo, lo que sería un reto la exportación de cualquier materia prima.

El presidente lúcido de las repercusiones que este decreto podría traer a la nación, solicitó el apoyo de toda la ciudadanía, donde efectivamente la recibió, tan bien visto fue, que incluso algunos sectores notorios estuvieron apoyando este decreto como la iglesia y empresas conservadoras y la mayoría de la población manifestaba haciéndole saber que tenia apoyo del pueblo.

Como era de esperarse, al suscitarse el acontecimiento inmediatamente se fracturaron las relaciones diplomáticas con Estados Unidos y Reino Unido, además, Estados Unidos promulgó la confiscación comercial, y dejó de recibir plata y petróleo Mexicano para empezar a adquirir estos recursos de las industrias venezolanas.

Recomendamos leer:   La toma del fuerte de San Diego

Como los procesos siempre estuvieron a cargo de estas empresas internacionales y por personal extranjero, México tardó un poco en poder salir adelante y adiestrarse en el proceso.

Mientras que esto sucedía, las reservas de gasolina se iban agotando y aun no se tenía el conocimiento de cómo sintetizar el tetraetilo de plomo que era necesario en ese entonces para graduar el octanaje de la gasolina, luego de muchos intentos y tiempo de investigación para poder obtener el proceso ideal se logró sintetizar dicho compuesto gracias a estudiantes y los mejores expertos de las Universidades de México.

Las compañías pretendían que se les devolviera las empresas por lo que intentaron hacer presión y echar para atrás este decreto al negarse a acordar el pago de las indemnizaciones, al ver que no lo conseguirían empezaron una campaña donde desacreditaban a México.

Ante la situación que estaba pasando el país y su limitación en cuanto a colocar el petróleo en los mercados donde solía hacerlo se inició la venta del crudo a: Alemania, Italia y Japón.

Por consiguiente, el petróleo Mexicano tuvo un papel significativo en la segunda guerra mundial, donde abastecieron con crudo a los grupos nazis, lo que le permitiría romper el bloqueo de las compañías petroleras expropiadas, este episodio se manejó en secreto para evitar más disputas internacionales además que no sería bien visto.

Recomendamos leer:   Juan Villagrán y su ayuda en la independencia

Estas ventas fueron pagadas con dinero y equipos industriales de extracción de crudo y refinación, ventas que se suspendieron años después al declarar México la guerra contra los países del eje.

Cabe destacar que para estabilizar la economía, Cárdenas en 1938 inició una reforma constitucional para levantar un consorcio del Estado y así crear una empresa estatal, dando como resultado la creación así de Petróleos Mexicanos “Pemex”, la cual se encargó de la producción y refinación del crudo nacional.

¿Qué originó la expropiación petrolera?

Existen múltiples circunstancias que ocasionaron esta coyuntura, la cual se le puede atribuir al disgusto de un país que no estaba siendo tan beneficiado de la explotación de un recurso que le pertenecía, también se lo podemos adjudicar a los enfrentamientos judiciales que se originaron por la regulación de los impuestos.

O en definitiva achacar al motivo que dio el empuje final para llegar a esta situación, donde se les exigió a estas empresas la implementación de mejores condiciones de trabajo a los obreros, pero estos se negaron a aceptar las condiciones, a pesar de contar con los recursos para poder cumplir con dichas peticiones, lo que causó un gran malestar en el pueblo mexicano y el gobierno.

Este malestar llevo a expropiar de manera totalmente judicial: maquinarias, instalaciones, edificios, embarcaciones, estaciones de distribución y otros bienes, ejecutando las leyes correspondientes, como la ley de expropiación de 1936 y el artículo 27 de la constitución mexicana “corresponde a la nación el dominio de […] los yacimientos minerales u orgánicos de materias susceptibles de ser utilizadas como fertilizantes; los combustibles, minerales sólidos; el petróleo y todos los carburos de hidrogeno, solido, liquido o gaseoso”.

Este decreto fue comunicado por el propio presidente Lázaro Cárdenas, junto con su gabinete y la Suprema Corte de Justicia, el 18 de marzo a las 10 de la noche, el cual fue acogido como un triunfo por tratarse de la recuperación de la riqueza de sus suelos donde los países extranjeros se habían venido aprovechando y dio pie al inicio de la reconquista económica y una oportunidad para lograr su autonomía en este nuevo ámbito.

Recomendamos leer:   Escudo Nacional Mexicano

Es importante recordar que cada 18 de marzo desde 1938 se conmemora la fecha de la expropiación petrolera de 17 compañías de origen estadounidense e inglés, que maniobraban y explotaban este recurso en México.