Historia de México

Caudillos de la Revolución Mexicana

Durante la revolución Mexicana salieron a la luz una cantidad de líderes políticos, militares y sociales (también llamados caudillos revolucionarios) que lograron cautivar la atención de las masas. Cada uno tenía un planteamiento y propósito distinto y fue gracias a la empatía del pueblo que lograron llegar a las posiciones más altas, como generales e incluso presidentes de la república.

México atravesaba uno de los conflictos civiles y militares más grandes de América latina, su revolución en busca de la libertad y la independencia plena. Este evento inició en 1910 aunque años antes se habrían generado las condiciones para que todos los caudillos o líderes encontraran su momento protagónico.

Cuando se dio inicio a la revolución mexicana, el mando del país estaba en manos de Porfirio Díaz el cual casi cumplía 30 años en el poder con relecciones indefinidas y amañadas que habían caldeado el ánimo de campesinos y clase obrera.

Los Caudillos de la Revolución Mexicana

Los Caudillos de la Revolución Mexicana

Porfirio Díaz

Duración del mandato: 1876 – 1910

Fue el primer caudillo de la revolución mexicana ya que durante su mandato se generaron todas las condiciones adversas que atentaban contra la libertad y desarrollo de las clases menos privilegiadas. De igual forma durante sus casi 30 años de mando sentó las bases del comercio y desarrollo general de México. Llegó al poder por la fuerza luego de asesinar al presidente electo Lerdo luego de la muerte de Juárez.

El malestar social fue su principal enemigo por propiciar la expropiación de tierras para beneficiar a sus allegados y funcionarios del entonces régimen militar. Aunque logro diversificar la economía y traer ganancias para la nación también benefició solo aquellos que le convenía sin prestar atención a las necesidades de la clase trabajadora. Por ello se llevaron a cabo alzamientos y huelgas que serían el principio del fin de su mandato.

Recomendamos leer:   Villistas y Zapatistas

Entre 1906 y 1910 se llevaron a cabo las huelgas más fuertes contra el Porfiriato y fue allí cuando notó su debilidad política. Ya con 80 años intentó buscar una última reelección luego de haber manifestado que ese sería su último gobierno. La oposición bajo el mando de Francisco I. Madero se plantó firme en contra de la decisión y lograron removerlo del poder en 1911.

Francisco I. Madero

Periodo presidencial: 1911 – 1913

Este político de carrera nació rodeado de las comodidades características de la clase alta, apenas tenía 3 años cuando Porfirio Díaz llegó al poder así que vivió toda su vida observando los abusos de las políticas Porfiristas, esto lo llevó a comandar la oposición y con sus conocimientos lograr la rendición y renuncia del entonces presidente. Fue electo en 1911 para ocupar el mayor cargo de la nación e intentar cumplir las promesas de los menos privilegiados.

Sus políticas no fueron las adecuadas y no logro apaciguar las llamas revolucionarias que deseaban un cambio total en México,  apenas tuvo más de un año en el poder y esto fue suficiente para ser traicionado por Victoriano Huerta y fusilado junto a su entonces vicepresidente.

Pancho Villa

La primera vez que se escuchó de villa fue cuando hizo alianza con Madero para derrocar a Porfirio Díaz, dirigió infinidad de batallas y destaco por sus capacidades militares innatas. Villa venia de la clase más baja y afectada por las políticas excluyentes de la época.

Recomendamos leer:   Villistas y Zapatistas

Luego de la dimisión de Díaz y el asesinato de Madero, Pancho Villa se unió a la rebelión de Venustiano Carranza para derrotar a Victoriano Huerta, otro militar dictador que deseaba el poder y las riquezas por encima del bien popular. Luchó incansablemente hasta el día de su muerte en asociación con Emiliano Zapata; firmó la paz solo después de la muerte de Carranza aunque años después fue asesinado.

Emiliano Zapata

Este otro caudillo o dirigente social mexicano se destacó por liderar batallas en contra del ejército de Madero. Quería cumplir con las promesas que este presidente no había cumplido en cuanto a la devolución de tierras y la reivindicación de los derechos para campesinos y trabajadores.

Durante 1911 y hasta 1913 formo equipo con Pacho Villa para acabar con las desigualdades mediante la fuerza. A pesar de haber logrado sacar del poder a Madero, quien lo sucedió fue Victoriano Huerta con una dictadura militar aún más profunda. Todos los caudillos revolucionarios, incluido Zapata, siguieron enfrentando al gobierno de turno ahora en alianza con personajes como Álvaro Obregón.

Victoriano Huerta

Su papel durante la revolución mexicana marcó el desenlace de la época, comenzó su carrera militar a muy temprana edad aunque era extraño ver alguien de procedencia indígena en altos cargos militares. Gracias al descontento de la gente luego de una dictadura de 30 años y un posterior fracaso con Madero, logró llegar al poder usando la fuerza y la traición.

Recomendamos leer:   Villistas y Zapatistas

Colocó en lugares estratégicos a aquellos generales que habían luchado a su lado para sostener su dictadura por más de un año. Gracias a sus políticas, Pancho Villa, Emiliano Zapata y Venustiano Carranza unieron fuerzas para derrocarlo y lo consiguieron. Tuvo varios intentos fallidos para regresar al poder pero jamás pudo ingresar nuevamente a México.

Venustiano Carranza

Surgió como líder opositor al gobierno de Victoriano Huerta y gracias al apoyo de los caudillos que luego rechazó ideológicamente pudo conseguir la presidencia de la república en el año 1917. Su mandato llegó con una nueva constitución y cambios radicales en cuanto a la tenencia de las tierras, sin embargo no atendió las desigualdades sociales que mantenían en pie de lucha a caudillos como Zapata y Villa.

Ambos se opusieron a su gobierno pero fueron derrotados por no contar con la cantidad necesaria de soldados y armamentos. Carranza, beneficiándose del poder tuvo que enfrentar. Es importante recordar que estos tres personajes lucharon mano a mano en contra de las dictaduras militares y al final, por no coincidir en sus ideales terminaron rompiendo relaciones y luchando en contra.

Carranza no pudo disfrutar demasiado tiempo de sus políticas y posiciones de poder ya que Álvaro Obregón quien también había sido su aliado terminó traicionando cualquier recuerdo y mandó a privar de la vida a Venustiano en el año 1920.