Historia de México

Plan de san luis y el inicio de la Revolución Mexicana

Francisco Ignacio Madero, uno de los nombres más importantes de este proceso, decidió plantar cara a aquel dictador que decidió apresarlo, al fundar el Partido Nacional Antirreeleccionista con el que decidió a lanzarse como candidato a la presidencia de México, acto que fue bien recibido por parte de la población y su popularidad comenzó a crecer como la espuma, entre los votantes contra Porfirio e incluso, gente adepta al gobierno de turno.

Porfirio Díaz, consciente del peligro que acechaba su posición como presidente, decidió idear un plan en el que acusaban a Madero de ataques a la autoridad y muchos otros cargos que a ciencia  cierta, poco tenían que ver con  la realidad del país para ese momento, por lo que logra encarcelar a Madero justo durante la campaña en la que resultó el vencedor y de nuevo, presidente, mientras Madero veía cómo la libertad se oxidaba tras los barrotes, pero nunca perdió la esperanza.

Trasladado a una cárcel en San Luis de Potosí, el prisionero político seguía pensando en revolución, libertad y justicia para todos los habitantes mexicanos, por lo que luego de un proceso de meses y pagar una fianza, Madero obtuvo la libertad y comenzaría a llevar a cabo sus planes para restituir la democracia mexicana.

Al salir de prisión, Madero decidió moverse a Estados Unidos, lugar desde el que se preparó y planeó una sublevación importante conocida como el Plan de San Luis, donde exigía que no se reconociera la presidencia de Porfirio, así como tampoco reconocer la validez de aquellas elecciones evidentemente manipuladas.

No fue hasta el 5 de octubre de 1910 que Madero dio a conocer este plan de san luis, en el que llamaba a toda la población mexicana a levantarse en armas contra el dictador con ideales de elecciones generales, eliminar la reelección de los candidatos, devolver a los campesinos sus tierras y bienes y un sinfín de ideales más, todos libertarios y revolucionarios ante la dictadura que vivían.

Recomendamos leer:   Plan de guadalupe

Con un documento proclamado desde Estados Unidos, específicamente en Texas, Madero anunciaba que era prioritario convocar nuevas elecciones de manera inmediata y que mientras eso se lograba, sería él quien asumiría el cargo de manera provisional, por lo que sin lugar a dudas, salir de Porfirio era extremadamente urgente para el candidato y para los  mexicanos.

Esta acción, permitió que el documento fuese distribuido de manera clandestina en México, a la espera del levantamiento en armas el 20 de noviembre, fecha definitiva para comenzar el acto y de a poco, aquel papel ya estaba en manos de gran parte de la población, incluso, causó el allanamiento de la casa de Aquiles Serdán, en Puebla, donde se le acusaba de traidor y de planificar un golpe contra Díaz.

Bajo acusaciones que además hablaban de poseer y esconder armas en su casa, allanaron la morada de Serdán y esto fue un detonante para que se produjera el conflicto, que si bien no fue algo organizado el 20 de noviembre de 1910 a las 6 de la tarde como se planeaba, sí es cierto que los enfrentamientos comenzaron a darse por todo el país de manera consistente, con pequeños movimientos al comienzo, grandes enfrentamientos más tarde y de a poco, se edificaba aquel levantamiento soñado por Madero.

Entre las cosas resaltantes de este proceso, está el surgir de líderes revolucionarios mexicanos como el conocido Francisco Villa, el propio Madero y muchos más, que fueron protagonistas de la historia de la revolución mexicana que comenzó dando pequeños pasos con aquel documento que exigía el despertar de la conciencia del mexicano, aplastado por la dictadura y envuelto en grandes enfrentamientos morales por la dictadura que los oprimía.

Recomendamos leer:   Tratados de Ciudad Juárez

Uno de los puntos más fuertes del Plan de San Luis, fue la reforma agraria planteada, donde las tierras y su producción serían devueltas a los campesinos y con esto, subir el nivel de producción y venta de estos insumos, muy golpeados en aquella crisis bárbara que atravesó México en 1908, también bajo el mandato de Porfirio Díaz, que cada vez se hacía más dictador y menos querido en el país centroamericano.

Discursos, cartas, avances casi militarmente planificados y muchos otros eventos se fueron suscitando de la mano de Madero, que promovía la igualdad y cada convencía con mayor fuerza a los mexicanos de aquel momento, por lo que sin duda alguna estarían ante la recompensa muy pronto, una recompensa que sin duda alguna, pasaba por la renuncia definitiva de Porfirio y el poder de Madero, para ese momento, líder más que consagrado.

Este Plan, que surgió como un documento inspirador y para promover un movimiento armado frontal por parte de campesinos y habitantes, se convirtió en un hito recalcable de la historia mexicana, al igual que en un proceso necesario para alcanzar la libertad que tanto se exigía para ese momento por parte de los habitantes que desde 1908, eran víctimas de una economía apresada en malas decisiones y cúpulas elitistas, que a pesar de su buen rumbo, no permitía que todos disfrutaran de los beneficios y las clases populares, se vieran golpeadas.