Historia de México

La guerra de reforma o Guerra de los 3 años

La Guerra de los Tres Años o la Guerra de Reforma cambió a México por completo dada la índole y al carácter del conflicto bélico, uno que comenzó el 17 de diciembre de 1857 y culminó el 1 de enero de 1860.

Este proceso de cambio que sufrió el hoy país latinoamericano con la economía más fuerte o menos débil como lo quieras ver, enfrentó una nación que se encontraba radicalmente dividida en dos visiones políticas directamente antagónicas. Liberales y conservadores tomaron las armas para imponerse ante el otro.

Hay que destacar que liberales y conservadores se enfrentaron casi que en todo el continente y México solo fue otro país donde estos enfrentamientos se convirtieron en conflictos armados. Venezuela, Nicaragua y Honduras también pasaron por un proceso de guerra civil entre estos dos bandos políticos para posteriormente consagrar la democracia, o eso era lo que se quería.

Para entrar un poco en contexto debemos decir que la guerra armada comenzó una vez que el dirigente conservador Félix Zuloaga publicara el Plan de Tacubaya, uno que tenía como banderas la derogación de la Constitución de 1857, la permanencia de Ignacio Comonfort a través de la reelección indefinida y la convocatoria de un Congreso extraordinario que pusiera orden en la política mexicana.

El líder de los partidos liberales, Benito Juárez, se enfrentó enérgicamente en el Congreso a estos cambios que quería imponer el partido conservador por encima de todos los políticos de oposición. En reacción a esto, el presidente electo, Ignacio Comonfort, mandó a su detención y luego de ser aprehendido las armas salieron a las calles.

Así como el conflicto bélico era enconado y sangriento, la batalla política no daba tregua. El partido conservador se atrincheró en Ciudad de México haciendo caso omiso a las advertencias liberales. Por su parte estos últimos instauraron un gobierno paralelo que se estableció en Veracruz.

Tuvo que pasar meses de batallas que cobraba grandes cantidades de víctimas en ambos lados para que los conservadores cayeran derrotados en la mítica Batalla de Calpulalpan, una que le dio paso a Benito Juárez para que instalara su gobierno en Ciudad de México y se proclamara como Presidente de todos los mexicanos.

Este señor cumplió con lo prometido e instauró un Congreso Constituyente que elaboró una nueva Carta Magna; asimismo convocó elecciones para todos los poderes federales y en todos los estados del país; También mandó a restituir y modificar las constituciones regionales con la voz de la gente y se terminó con un simple “ganó la democracia”.

Recomendamos leer:   República Restaurada - La restauracion de la republica

Antecedentes de la Guerra de Reforma

– Se instaura el primer Congreso Constitucional de México.
– Se elige a Ignacio Comonfort (Partido Conservador) para Presidente de la República.
– Se elige a Benito Juárez (Partido Liberal) como Presidente de la Suprema Corte de Justicia.
– Se le confirió al Ejército Federal facultades extraordinaria para gobernar.
– Queriendo evitar que continuara la inestabilidad política y social en la que estaba sumido México se coartaron los derechos fundamentales, algo que caldeó mucho más el ambiente.

Ya para finales de 1858 el Partido Conservador proclamó el Plan Tacubaya:

> Derogación de la Constitución vigente
> Ignacio Comonfort seguiría siendo Presidente de la República
> Las facultades ejecutivas de Comonfort no podían ser cuartadas por el congreso.
> Convocatoria a un nuevo Congreso Extraordinario que redactaría una nueva Constitución de acuerdo con la voluntad de la gente.
> Todos los funcionarios públicos que no se adaptaran al plan serían destituidas de sus cargos.

– Los liberales renunciaron a sus puestos.
– Benito Juárez (Presidente de la Suprema Corte), Isidoro Olvera (Presidente del Congreso) y varios diputados fueron aprehendido por la policía política.
– México se dividió en estados que aprobaban el Plan Tacubaya y en los que defendían la Constitución de 1857.
– Comonfort intenta hacer pactos con los liberales y los conservadores le cobran la traición quitándole el apoyo y pidiendo su destitución.
– Comonfort saca de prisión a Juárez y a la gran mayoría de los presos políticos y se une al bando liberal en conatos armados que le dieron comienzo a la guerra.
– En vista de que no contaba con una amplia aceptación en el partido liberal y se deducía que en cualquier momento podía ser asesinado por cualquiera de los dos bandos decidió abandonar el país.

La Guerra Civil que le cambió la cara a México

En vista de que el país estaba dividido, los liberales optaron por crear un gobierno paralelo al conservador con Benito Juárez a la cabeza y como Veracruz como capital. Félix Zuloaga por el lado conservador se atrincheró en Ciudad de México impulsado el Plan Tacubaya.

Este último tomó el mando del gobierno proponiendo y ejecutando reformas liberales enmarcadas en las llamadas Cinco Leyes. La Ley Lerdo, la Ley de Iglesias y la Ley Juárez fueron las más dramáticas y polémicas. En este punto las diferentes entidades del país tuvieron que tomar posición frente a esto y así lo hicieron. México se partió en dos.

Recomendamos leer:   Ley Iglesias

Los liberales comenzaron esta guerra civil perdiendo duras batallas que los dejaron casi fuera del juego. Las batallas de Puerto de Carretas, Atenquique, Ahualulco y Barranca de Beltrán fueron pérdidas sensibles para el bando de Juárez y grandes victorias para los conservadores.

No obstante Juárez no se vio amilanado en lo absoluto y convirtió su lucha en algo mucho más estratégico, se dedicó a gobernar además de luchar en el campo de batalla. Este dictó una serie de disposiciones legales que enmarcaron una posición mucho más radical en contra del Partido Conservador y que a la postre le cambiaría la cara a la México.

Juárez y las leyes de reforma

Mientras estaban sitiados en Veracruz Juárez no perdió el tiempo y dictó las siguientes reformas:

– Se estableció la separación de la Iglesia Católica y el Estado de México como dos entidades totalmente independientes y con atribuciones distintas.
– Para el 12 de julio de 1859 se promulgó la Ley de Nacionalización de Bienes Eclesiásticos.
– Para el 23 de julio de 1859 se promulgó la Ley del Matrimonio Civil.
– Para el 28 de julio de 1859 se promulgó la Ley Orgánica del Registro Civil y la Ley sobre el Estado Civil.
– Para el 31 de julio de 1859 se promulgó bajo decreto la ley que negaba la intervención de la Iglesia Católica en cementerios y camposantos.
– Para el 11 de agosto de 1859 se normaron los días festivos y se prohibieron las asistencias obligatorias a los actos eclesiásticos.
– El 04 de diciembre de 1860 se promulgó la Ley de Libertad de Cultos.

Como podemos ver estas leyes fueron para entonces una visión futurista de un país verdaderamente democrático. En paralelo la Guerra Civil se estaban enfriando y el empobrecimiento del país era algo sostenido al alza.

Ya a mediados de año tanto los liberales como los conservadores echaron mano de sus relaciones internacionales. Los primeros casi entregan la soberanía mexicana al gobierno de los EEUU y los conservadores se arrodillaron a un rey español para intentar acabar con Juárez. Ambos bandos casi destruyen y desaparecen México con estas acciones.

Todo este desastre terminó cuando las fuerzas liberales lideradas por el General Jesús González Ortega pulverizaron las fuerzas conservadoras dirigidas por Miramón en la Batalla de Calpulalpan el 22 de diciembre de 1860.

Para el 01 de enero de 1861 Juárez entró al fin a Ciudad de México y tras unas muy reñidas elecciones fue proclamado como Presidente de México.